Lima. El maestro rural Pedro Castillo, quien generó esperanzas de reformas cuando llegó al poder en Perú hace cuatro meses, se salvó este martes de un juicio político de destitución en el Congreso.

En medio de manifestaciones a favor y en contra, el Congreso de Perú, controlado por la oposición derechista, rechazó a debate la moción para iniciar proceso de juicio político contra el presidente Pedro Castillo, bajo la causal de incapacidad moral permanente.

"No ha sido admitida la moción" de vacancia presidencial, declaró la jefa del Congreso, María del Carmen Alva, luego que el pedido de llevar a juicio político a Castillo consiguiera solo 46 votos en el plenario (se necesitaban 52 para aprobarla), 76 en contra y cuatro abstenciones.

La iniciativa fue promovida por los mismos partidos de derecha -el fujimorismo entre ellos- que cuestionaron su victoria en junio alegando fraude, pese a que la elección recibió el aval de observadores de la OEA y la Unión Europea.

Ésta es la quinta moción de juicio político contra un presidente peruano en los últimos cuatro años y recuerda los pedidos similares que condujeron a la caída de los mandatarios Pedro Pablo Kuczynski, en 2018, y Martín Vizcarra, en 2020.

Castillo quedó en entredicho por un escándalo de supuesta injerencia del gobierno en los ascensos militares, lo que dio pie al pedido de destitución. Por este caso, además, fue citado a declarar el 14 de diciembre ante la fiscal nacional, Zoraida Ávalos.

Si el pedido hubiese sido admitido, Castillo habría tenido que comparecer ante el plenario a enfrentar los cargos y presentar sus descargos. Sin embargo, era muy difícil que los opositores consiguieran luego los 87 votos necesarios para declarar la vacancia presidencial por "incapacidad moral".

División

Las manifestaciones a favor y en contra del mandatario de izquierda se producían en medio de expectativas de la iniciativa de la oposición en el fragmentado Congreso unicameral peruano.

Columnas de decenas de policías impedían que los manifestantes llegaran al frente del Congreso en el centro de Lima.

"Queremos que siga trabajando", dijo María Lázaro Cornelio, una manifestante que respalda a Castillo, un exmaestro rural que ganó la presidencia prometiendo un cambio social importante. "Queremos que cumpla su palabra, su promesa", agregó.

Otra manifestante, que dio como nombre Jacky, afirmó que busca que Castillo deja el poder porque "está destruyendo el Perú, está destruyendo nuestra economía y la libertad".

Castillo impulsó una ronda de diálogo con líderes de partidos políticos previo al debate de la admisión de la moción de vacancia.

Durante la campaña electoral, Castillo prometió "cambios, no parches o reformas".

Hoy se nos juzga por irnos a tomar un café a un domicilio”.

Pedro Castillo, presidente de Perú