El Papa Francisco reconoció errores de percepción sobre acusaciones contra un obispo chileno por encubrir abusos sexuales a menores y convocó a los obispos locales a una reunión en Roma para comunicar sus conclusiones sobre la investigación que ordenó, de acuerdo a una carta revelada el miércoles.

El obispo de la sureña ciudad chilena de Osorno, Juan Barros, es señalado de ocultar abusos cometidos por su mentor, el sacerdote Fernando Karadima.

"He incurrido en graves equivocaciones de valoración y percepción de la situación, especialmente por falta de información veraz y equilibrada", contempló la misiva leída por Fernando Ramos, secretario general de la Conferencia Episcopal.

En un intento por esclarecer el caso, el arzobispo Charles Scicluna —uno de los investigadores más experimentados del Vaticano— visitó Chile en febrero para informarse sobre las denuncias contra el obispo de Osorno.

"Ya desde ahora pido perdón a todos aquellos a los que ofendí y espero poder hacerlo personalmente, en las próximas semanas, en las reuniones que tendré con representantes de las personas entrevistadas", agregó el documento.

Durante su visita a Chile en enero, Francisco defendió enérgicamente la inocencia a Barros, aunque posteriormente pidió disculpas y ordenó la investigación.

"Apreciamos el cambio de mirada que el Papa está mostrando en su misiva. Valoramos su petición de perdón y la aceptamos. Confiamos que ese arrepentimiento se expresará en acciones concretas", dijo la organización de laicos de Osorno, una de las principales denunciantes de Barros.

El Papa encargó al secretario de la Conferencia Episcopal enviar posibles fechas para la reunión con los clérigos a los que pidió colaborar "en el discernimiento de las medidas que a corto, medio y largo plazo deberán ser adoptadas para restablecer la comunión eclesial en Chile".

El caso Karadima sacudió a Chile y varios grupos en el país protestaron por la decisión del Papa Francisco de nombrar a Barros obispo de Osorno en el 2015.

Karadima, pese a negar las acusaciones, fue excluido del ministerio público, aunque evadió el enjuiciamiento penal porque según la ley chilena habían prescrito los delitos.