El presidente Barack Obama y su rival republicano Mitt Romney recorrieron este viernes el estado de Ohio, en frenética marcha a cuatro días de las elecciones, para defender sus planes para el futuro de Estados Unidos, cuya economía produjo más empleos de lo esperado en octubre.

"Hemos hecho progresos reales", lanzó Obama en Hilliard, su primera parada en el largo día en Ohio (norte), ya que pese a que el desempleo aumentó una décima, a 7.9%, la economía estadounidense creó el mes pasado más puestos de trabajo de lo esperado (171,000).

No obstante, el mandatario resistió asumir un discurso triunfalista, consciente de que el país aún se recupera lentamente de la peor crisis en décadas, pero dijo que la economía va por el buen camino y pidió cuatro años más para seguir apalancándola.

"Nuestra lucha continúa porque Estados Unidos avanza cuando todo el mundo tiene una posibilidad justa de triunfar y todos jugamos con las mismas reglas. Eso es lo que creemos. Por eso me eligieron en 2008 y por eso soy candidato a un segundo término", dijo Obama.

El candidato republicano, que realizó un acto de campaña en Wisconsin antes de viajar a Ohio pisándole los talones al presidente, calificó la tasa de desempleo como un "triste recordatorio" del estado de la economía.

"La pregunta central de esta elección es la siguiente: íQuieren más de lo mismo, o quieren un cambio real? Nosotros representamos el cambio real. El candidato Obama prometió cambio, pero no pudo lograrlo", dijo Romney, en un discurso en el que dio sus "alegatos finales" antes de la elección del martes.

"Estamos a cuatro días de un nuevo comienzo", auguró el exgobernador de Massachusetts, de 65 años.

Aunque a nivel nacional la carrera marcha en un virtual empate, según mostraba la página web RealClearPolitics, que hace un promedio de encuestas, en algunos estados considerados claves, Obama parece conservar una ligera ventaja.

Ohio, premio gordo electoral

Esto es así, por ejemplo, en Ohio, donde Obama se muestra por delante de Romney entre 2 y 5 puntos en las encuestas.

Ningún presidente republicano ha ganado las elecciones sin triunfar en Ohio, y ninguno demócrata lo ha logrado desde John Fitzgerald Kennedy en los años 1960.

"Esta es una elección muy importante. Y si ganamos Ohio, ganaremos esta elección", dijo el mandatario de 51 años en su segunda parada en el estado, en Springfield. Obama protagonizó un tercer evento de campaña en la localidad de Lima, antes de volver a Washington.

Aunque intercambiaron dardos, ambos candidatos han intentado mostrar en las últimas horas una imagen más moderada y conciliadora.

Los candidatos están empeñados en recorrer a un ritmo infernal en los últimos días de la campaña aquellos estados que pueden decidir el resultado de la carrera hacia la Casa Blanca.

Hasta el lunes, Obama tiene previsto visitar una decena localidades de siete estados. La noche del lunes culminará su campaña en Des Moines, Iowa (centro), donde obtuvo una primera victoria crucial en 2008 en las primarias demócratas frente a Hillary Clinton, que lo encaminó hacia la presidencia.

Romney no se queda atrás, y tiene una agenda de más de trece actos en siete estados en las próximas 72 horas.

El voto hispano puede ser decisivo para inclinar la balanza en estados indecisos como Florida o Colorado. De los votantes hispanos registrados, un récord de casi 24 millones, 70% se muestran a favor de Obama y poco más del 20% de Romney.

mac