Montevideo. República Dominicana es uno de los destinos caribeños preferidos por los turistas por sus playas paradisíacas de aguas cristalinas. De hecho, uno de los lugares más visitados por los uruguayos para disfrutar de las vacaciones es Punta Cana, donde su ubican numerosos complejos hoteleros.

Sin embargo, en las últimas semanas el país no ha sido noticia precisamente por su hermosa costa, sino porque varios turistas procedentes de Estados Unidos han muerto en extrañas circunstancias, desde junio del 2018, en diferentes hoteles del país.

El ministro de Turismo de República Dominicana, Francisco Javier García, reiteró el pasado viernes que el debate y el ruido en medios de comunicación internacionales a raíz de la muerte de varios turistas estadounidenses no refleja la realidad del país, y que todos tenían problemas de salud.

En rueda de prensa, el funcionario afirmó que “se ha producido un ruido mediático que no se corresponde con la realidad de República Dominicana” ni con las condiciones de seguridad para el turismo, en respuesta a la información publicada por diversos medios internacionales en torno a la muerte de ocho ciudadanos procedentes de EU desde el inicio del año.

Asimismo, destacó que en los últimos tres años se ha reducido en 56% el número de estadounidenses fallecidos en República Dominicana, y en el periodo transcurrido entre el 2016 y el 2018 la reducción ha sido de 28 por ciento.

¿Qué ocurrió?

García detalló que “todas las personas que han fallecido ya tienen el reporte de las autopsias”, y detalló los nombres y causas de la muerte de los ocho turistas estadounidenses fallecidos desde enero en el país, además un deceso registrado en junio del 2018, pero que también se ha difundido ahora.

Jerry Curran, de 78 años, falleció el 29 de enero por hipoxia cerebral, hematoma subdural y traumatismo craneal encefálico severo.

Robert Bell Wallace, de 67 años, murió el 12 de abril, a causa de shock séptico, neumonía y falla multiorgánica.

John Corcoran, de 70 años, falleció en abril por causas naturales, y su familia confirmó posteriormente que padecía una afección cardíaca. Miranda Schaup-Werner, de 41 años, murió el 25 de mayo de un ataque al corazón, aunque aún están pendientes los resultados de un informe toxicológico como complemento a la autopsia.

También se realizó informe toxicológico a la pareja compuesta por Nathaniel Holmes, de 63 años, y Cynthia Day, de 49, cuyos cadáveres fueron hallados en su habitación de un complejo hotelero, donde se encontraron diversos medicamentos y cuyas autopsias apuntan al edema pulmonar e insuficiencia respiratoria como causas de la muerte.

Recuperar la confianza

Además, anunció que se va a trabajar fuera de República Dominicana para aclarar la situación real del país y “recuperar la reputación” frente a “las cosas que se han estado diciendo y malinterpretando”.

Insistió en que las autoridades siguen trabajando para incrementar los estándares de seguridad y mejorar los protocolos de emergencia, aumentando la capacitación y acreditación para alimentos y bebidas.