La primera ministra Theresa May se aferró al poder el jueves tras el fracaso de su última maniobra para sellar el Brexit, eclipsando una elección europea que mostró que Reino Unido aún está dividido por su divorcio de la UE.

La programada salida de May profundizará la crisis en torno al Brexit, ya que es probable que el nuevo líder británico busque un divorcio más concluyente, elevando la posibilidad de nuevos enfrentamientos con la Unión Europea.

En una situación tan inestable, Reino Unido enfrenta una serie de opciones, que incluyen una salida ordenada con un acuerdo, un divorcio no pactado o un segundo referéndum que en última instancia podría revertir la decisión tomada por los británicos en 2016 de abandonar la UE.

May, quien llegó a Downing Street en medio de la agitación generada por el resultado del referéndum sobre el Brexit, ha fracasado repetidamente en sus intentos por lograr la aprobación del Parlamento a su acuerdo de divorcio, el cual presentó como una forma de curar las divisiones surgidas por el Brexit en Reino Unido.

Su última jugada, en la que ofreció un potencial segundo referéndum y acuerdos comerciales más estrechos con la UE, desencadenaron la revuelta de algunos ministros que apoyan el Brexit, provocando la renuncia de la líder de la Cámara de los Comunes y miembro clave de su gobierno, Andrea Leadsom.

El jueves -cuando los británicos votaban en las elecciones europeas, donde según encuestas los conservadores de May serán duramente golpeados por el Partido del Brexit liderado por el nacionalista Nigel Farage- la primera ministra estaba atrincherada.

Sin embargo, en medio de la disidencia generalizada en el seno del Partido Conservador, el gobierno abandonó los planes de publicar el viernes la legislación para promulgar el acuerdo de May con la UE hasta principios del próximo mes. May también aplazó los planes para someterla el proyecto de ley a una votación parlamentaria el 7 de junio.

Su portavoz dijo que May escuchará las preocupaciones políticas ante las sugerencias de que el proyecto de ley está siendo rediseñando o que ella está a punto de renunciar.

Cuando le preguntaron si existen planes de reescribir la legislación, la portavoz dijo: "La primera ministra está teniendo discusiones con los ministros en relación al proyecto de ley".

"La primera ministra quiere asegurarse de que Reino Unido abandone la UE con un acuerdo y la única manera (...) es mediante la ratificación del Acuerdo de Salida", agregó.

El ministro de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, dijo que May aún será la primera ministra cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, inicie una visita de Estado el 3 de junio.

Pero los periódicos británicos aseguraron que su tiempo se ha acabado. La portada del diario The Sun decía "May organiza su salida tras el fiasco del Brexit", mientras que The Times tituló: "May se prepara para renunciar después del motín del gabinete".

La libra esterlina, que tras el referéndum de 2016 registró su mayor caída diaria desde principios de la década de 1970, perdía un 0,4% a un nuevo mínimo de cuatro meses y medio de 1,2605 dólares.