Brasilia.- Brasil autorizó este miércoles la reanudación de vuelos del Boeing 737 MAX, tal como lo hizo previamente Estados unidos, casi dos años después de la inmovilización de esas aeronaves debido a dos accidentes que dejaron 346 muertos.

La Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC) concluyó "un largo trabajo independiente para autorizar nuevamente la operación de las aeronaves 737-8 MAC en Brasil", indicó la institución.

La ANAC "validó las modificaciones" a las que se someterán las aeronaves, luego de que la Agencia Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos hiciera lo mismo el 18 de noviembre, explicó la nota.

El regulador brasileño concordó "con la evaluación de la FAA de que se realizaron todos los procedimientos técnicos y reglamentarios necesarios para abordar los problemas de seguridad".

La principal modificación concierne el software de control de vuelo MCAS, que los pilotos de los accidentados vuelos de Lion Air el 29 de octubre de 2018 y Ethiopian Airlines el 10 de marzo de 2019 no pudieron dominar.

Otras exigencias apuntan a corregir la ubicación de algunos cables y a renovar la formación a los pilotos, informó la ANAC, que junto a la FAA y los reguladores de Canadá y Europa fue parte del proceso para validar el regreso al cielo de los 737 MAX.

En Brasil, la compañía Gol Linhas Aéreas es la única que posee este tipo de aparatos en su flota brasileña, por lo que deberá implementar los cambios necesarios, bajo supervisión de la ANAC.

"Las modificaciones y procedimientos revisados dan total confianza para que se reanuden las operaciones del Boeing 737-8 MAX", afirmó el superintendente de Aeronavegabilidad de la ANAC, Roberto Honorato.

Tras el anuncio de la FAA, la agencia canadiense dijo que "muy pronto" completará su propio proceso de validación y solicitará más cambios. Por su lado, la agencia europea de aviación debería dar oficialmente luz verde a finales de 2020 o principios de 2021.

China en cambio no autorizó la reanudación de los vuelos de ese modelo e indicó este miércoles que aún "no hay calendario" para examinar el asunto. El regulador chino subrayó que "deben presentarse de forma clara" los resultados de las investigaciones de los dos accidentes y que las modificaciones en el avión deben demostrarse "eficaces".

El regreso del 737 MAX se produce en momentos en que el sector está muy afectado por la pandemia de coronavirus, situación que llevó a Boeing a perder 393 pedidos en los primeros diez meses del año.