El presidente Donald Trump pidió en un par de tuits que el sospechoso del ataque con un camión en la ciudad de Nueva York donde murieron ocho personas reciba la pena de muerte. Aunque dijo que le gustaría que Sayfullo Saipov, de 29 años, fuera enviado a Guantánamo, opinó el jueves que el proceso judicial en la prisión militar estadounidense en Cuba tarda más que el sistema de cortes federales.

Al pedir dos veces que el hombre sea ejecutado, Trump podría complicar el caso a los fiscales y dar a la defensa una oportunidad de argumentar que los tuits del mandatario afectan el derecho de su cliente de tener un juicio justo.

El miércoles por la noche, el mandatario tuiteó que “el terrorista de NYC estaba contento mientras pedía colgar una bandera de Isis en su habitación del hospital. Mató a ocho personas, hirió de gravedad a 12. ¡DEBERÍA RECIBIR LA PENA DE MUERTE!”. Isis es un acrónimo para aludir al grupo extremista Estado Islámico.

El jueves, el mandatario estadounidense duplicó su apuesta y tuiteó: “Hay que moverse rápido. ¡PENA DE MUERTE!”. Sus declaraciones rompen con la larga tradición de los presidentes de no comentar en público sobre casos criminales.

Saipov pidió que le colocaran la bandera del Estado Islámico en su habitación del hospital, dijeron federales en documentos judiciales. Las autoridades dijeron que el inmigrante uzbeko dijo que “se sentía bien” por lo que hizo.

Golpe de estado tuitero

La cuenta de Twitter del presidente Trump desapareció por un breve momento por la tarde, pero ya está de vuelta.

Poco antes de las 19 horas reportes en la red social indicaron que la cuenta personal del mandatario, XXXrealDonaldTrump, no estaba disponible. Señalaron que al ingresar el usuario aparecía: “Lo sentimos, ese usuario no existe”. A  las 19:03 horas reapareció.

De librito, el atentado

El sospechoso de atropellar a varias personas y dejar ocho muertos en un sendero para ciclistas en Nueva York se inspiró en videos en internet del grupo Estado Islámico y planeó el ataque durante dos meses, incluso rentando un vehículo con anticipación para practicar, informaron autoridades en una denuncia federal donde presentan cargos de terrorismo contra el inmigrante uzbeko.

Sayfullo Saipov eligió la fecha del ataque para que coincidiera con las multitudes por Halloween, de acuerdo con el documento oficial. Después de que el disparo de un policía dejara herido al agresor y detuviera su avance, Saipov pidió que se colocara la bandera del grupo extremista en su habitación de hospital, agregando que se sentía “bien” por lo que hizo, dijeron las autoridades.

Llevado a la corte en silla de ruedas, Saipov permanecerá detenido sin derecho a fianza bajo cargos que podrían conllevar a la pena de muerte. Por separado, el FBI está interrogando a personas que pudieran tener información sobre sus acciones antes del ataque, entre ellos otro uzbeko.

Los cargos contra Saipov, de 29 años, se conocieron un día después del ataque cerca del World Trade Center. Investigadores en varios estados se apresuraron a rastrear los pasos del agresor y entender sus motivos. Una nota abandonada en la camioneta rentada decía “Súplica islámica. Prevalecerá”; un lobo solitario fanatizado.