El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, acusó a Julian Assange de usar su embajada en Londres como un centro de espionaje.

En una entrevista concedida a  The Guardian, el mandatario expresó su frustración contra el fundador de WikiLeaks, quien recibió asilo en la sede diplomática de Ecuador desde el 2012.

“No podemos permitir que nuestra casa se convierta en un centro de espionaje. Esta actividad viola las condiciones de asilo. Nuestra decisión no es arbitraria, sino que se basa en el derecho internacional”, expresó Lenín Moreno sobre la decisión de su gobierno de revocar el asilo que llevó a la detención de Assange por parte de la policía británica acusado de haber robado información de la Secretaría de Estado.

Moreno acusa a Assange de heber robado fotos personales de él y su familia (que aparecieron el mes pasado en un sitio web anónimo), mientras el presidente se encontraba en medio de una batalla política en su país. Moreno culpó a WikiLeaks por la filtración de las fotos, informó el New York Times.

“Cualquier intento de desestabilizar es un acto que daña a Ecuador, porque somos una nación soberana y respetuosa de la política de cada país”, sentenció.

Lenín agregó que antes de desalojar a Assange se buscaron garantías en Gran Bretaña para que  no “sufriera torturas, malos tratos o la pena de muerte” en caso de que lo extraditen a otro país.

La abogada de Assange, Jennifer Robinson, dijo en una entrevista en Sky News que las afirmaciones de Moreno no eran ciertas.

“Ecuador ha hecho denuncias bastante escandalosas en los últimos días para justificar lo que fue un acto ilegal y extraordinario al permitir que la policía británica entrara en una embajada”, aseveró la abogada.