Onyx Lorenzoni, el futuro jefe de Gabinete del presidente electo Jair Bolsonaro, está bajo sospecha de corrupción y es investigado por el Supremo Tribunal Federal en el marco de la causa Lava Jato. El episodio emergió cuando restan 21 días para la toma de posición del presidente, que mantuvo reuniones para concluir la composición de su gabinete.

La Procuraduría General de la República sospecha que Lorenzoni recibió dinero ilegal de la multinacional brasileña JBS, que es la mayor productora de carne bovina del mundo. El juez Edson Fachin, instructor de la causa Lava Jato en el Supremo Tribunal, hizo lugar a los argumentos de la procuradora Raquel Dodge y ordenó iniciar una investigación sobre el diputado Lorenzoni y otros nueve congresistas.

Todos los legisladores al parecer incurrieron en el delito conocido como “caja dos”, consistente en recibir dinero para financiar campañas electorales de manera ilegal. Lorenzoni es un hombre vital para Bolsonaro, ya que está al frente del equipo de transición del gobierno entrante y es el enlace con el equipo del presidente Michel Temer.

Dinero sucio

El propio Lorenzoni, del conservador Partido Demócratas, había reconocido hace dos años que cobró dinero sucio de JBS hace ocho años, pero ahora la Procuraduría sostiene que también obtuvo recursos ilegales en el 2014.

La procuradora Dodge basó su imputación en las delaciones premiadas (reconocimientos de culpa) de exejecutivos de la empresa envuelta en un escándalo que también puso contra las cuerdas al presidente Michel Temer. Las confesiones de los ejecutivos de JBS, así como de sus dueños, los hermanos Batista, sobre los pagos a Temer, pusieron en jaque al gobierno en mayo del 2017.

Felicita por disparo a delincuente

Bolsonaro y su hijo Eduardo, diputado por San Pablo, elogiaron a un policía que asesinó con cinco disparos a un delincuente que había tomado de rehén a una mujer de 83 años. “La vida de un ciudadano de bien siempre debe ser prioridad”, señaló el presidente electo.

Eduardo Bolsonaro compartió en su cuenta de Twitter el escalofriante video en el que se observa al policía perseguir caminando a un delincuente que amenazaba a con un arma a una anciana. En un descuido, el policía disparó contra el delincuente, que quedó tendido en el suelo, mientras los testigos celebraban la actuación policial.

“Felicitaciones a la policía militar de Valença-RJ que salvó a la mujer de 83 años tomada como rehén por un bandido cobarde, permaneciendo más de 10 minutos con un arma apuntando a su cabeza. ¡Buen trabajo!”, escribió el presidente brasileño en Twitter.