Washington. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prometió el día de ayer una movilización como "en tiempos de guerra" para hacer frente al Covid-19, anunciando un endurecimiento de las normas sobre el uso de mascarilla y una cuarentena obligatoria para los viajeros que entren al país.

El mandatario demócrata dedicó su primera jornada de gobierno a su prioridad más urgente, la lucha contra la pandemia, en el país con más muertos en el mundo por el Covid-19.

Al firmar una serie de decretos, Biden anunció que "aquellos que viajen a Estados Unidos desde otro país deberán realizarse una prueba antes de subirse al avión y realizar una cuarentena cuando lleguen".

La exigencia de una prueba ya había sido ordenada por el gobierno anterior, pero el aislamiento era sólo una recomendación.

Biden explicó que esta medida se debe a las nuevas cepas del virus detectadas en otros países, en un momento en que en Estados Unidos hay más de 400,000 muertos por la pandemia, una cifra que supera la cantidad de soldados estadounidenses fallecidos durante la Segunda Guerra Mundial.

La pandemia ha acabado con la vida de más personas en Estados Unidos que en ninguna otra nación del mundo y ha dejado a millones sin trabajo por los confinamientos.

El virus ensombreció la investidura presidencial de Biden en el Capitolio en la víspera. No se permitió la asistencia de las multitudes que suelen acudir a las tomas de posesión por temor a una propagación de las infecciones.

Biden también firmó una serie de decretos relacionados con la pandemia, incluida la exigencia del uso de cubrebocas en aeropuertos y medios de transporte como trenes, aviones y autobuses interurbanos.

El gobierno ampliará también la elaboración de vacunas y su facultad para comprar más dosis "apalancando por completo la autoridad para contratar, incluida la Ley de Defensa de la Producción", según el plan.

Por la mañana, Joe Biden hizo intervenir al inmunólogo Anthony Fauci en una reunión del consejo ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), marcando distancias con su predecesor.

En su discurso, Fauci anunció que Estados Unidos "tiene la intención de honrar sus obligaciones financieras con la organización".

Asimismo, "agradeció a la Organización Mundial de la Salud el papel de liderazgo (que ha adoptado) en la respuesta de salud pública mundial a esta pandemia".

Propone seguir con el New START

El nuevo gobierno estadounidense de Joe Biden propuso el día de ayer extender por cinco años el tratado New START con Rusia, el último pacto nuclear vigente entre ambos países.

El tratado, que ha limitado a 1,550 el número de ojivas nucleares de las dos potencias, expira el 5 de febrero y no había podido ser renovado luego de que las conversaciones se estancaran bajo el gobierno de Donald Trump.

"Estados Unidos pretende buscar una extensión por cinco años del New START, como el tratado permite", dijo a periodistas la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.