La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos dejó de remitir a juzgados federales a los padres migrantes que cruzan a Estados Unidos ilegalmente acompañados con niños para enfrentar cargos criminales, dijo un alto funcionario de Aduanas y Protección Fronteriza al periódico The Washington Post.

El cambio radical de la administración federal ocurre un día después de que el propio presidente firmara una orden ejecutiva con la que pone fin a la separación de familiares.

Sin embargo, el propio presidente destacó que mantendría su política de tolerancia cero en función de la tipificación del delito cometido por las personas que ingresan al país sin papeles. Es decir, de catalogar ese delito como grave.

“Estamos suspendiendo los juicios a los adultos que se hacen acompañar por menores de edad hasta que ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas) acelere los procesos necesarios para tener una infraestructura que dé cobijo a las familias”, dijo el funcionario consultado por The Washington Post.

Una vocera del Departamento de Justicia, Sarah Isgur Flores, negó que se suspendan los juicios.

“No ha habido cambios en la política de cero tolerancia por parte del Departamento (de Justicia) relativo a los juicios hacia personas que cruzan la frontera de manera ilegal en lugar de solicitar asilo en el puntos correspondientes”.

Mientras las contradicciones no se disipaban, en el Capitolio, legisladores no se pusieron de acuerdo para aprobar una reforma migratoria de línea dura y se pospuso una votación a favor de una reforma moderada.

La imagen mata la intención de Melania

La esposa del presidente, Melania, viajó a Texas para visitar dos refugios en los que se encuentran niños que han sido separados por sus padres con el objetivo de “ayudar a estos niños a reunirse con sus familias lo más rápido posible”.

En el momento en que Melania se disponía a abordar una camioneta que la trasladaría hacia un avión en la base militar Andrews en Maryland, fue captada con una chamarra cuya parte de atrás decía: “Realmente no me importa, ¿a ti?”. La prenda la vende Zara y tiene un costo de 39 dólares.

De manera inmediata, la foto levantó un escándalo en redes. Tanto, que Trump tuvo que salir en Twitter: “Realmente no me importa, ¿a ti? (...) se refiere a los medios de comunicación falsos; Melania ha aprendido lo deshonestos que son, ¡y a ella no le importa!”.