España exigirá a los viajeros internacionales procedentes de hasta un total de 65 países de riesgo que tengan una prueba PCR negativa por Covid-19 en las 72 horas previas a su llegada a España para poder entrar en el país, incluyéndose en el listado Estados Unidos, Francia o Alemania.

Esta medida, que se exigirá a los viajeros que lleguen por barco o avión, se suma a los controles sanitarios que ya se llevan a cabo actualmente a todos los pasajeros internacionales en los puntos de entrada. La novedad es que dentro del Formulario de Control Sanitario que todo pasajero debe cumplimentar antes de su entrada en el país se recogerá a partir de ahora una pregunta sobre si dispone de una PCR negativa realizada en las 72 horas previas a la llegada a España. El documento deberá ser el original, redactado en español o inglés y podrá ser presentado en formato papel o electrónico.

El formulario de control sanitario, que todo viajero debe cumplimentar antes de su entrada a España, incluirá a partir de ahora una pregunta sobre si dispone de una PCR negativa realizada en las 72 horas previas a la llegada a nuestro país. El documento tiene que ser original, redactado en español o en inglés y en formato papel o electrónico.

En el caso de que el formulario no se haya podido cumplimentar telemáticamente, a través del código QR generado en la web o de la app Spain Travel Health-SpTH, se podrá presentar en formato papel antes del embarque, en cuyo caso tendrá que acompañarse con el documento acreditativo original de la realización de la prueba diagnóstica.

Los pasajeros que muestren su PCR negativa podrán abandonar el aeropuerto a no ser que los controles de temperatura o documentales detecten algún síntoma o sospecha de Covid-19, en cuyo caso tendrán que hacerse un test rápido de antígenos en los mismos aeropuertos.

La lista de países se actualizará cada 15 días

El listado de países o zonas de riesgo a los que se les pedirá la PCR a su llegada a España fue publicado el pasado 11 de noviembre en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y se revisará cada 15 días en las web del Ministerio de Sanidad y Spain Travel Health.

Por el momento, la lista de países europeos a cuyos viajeros se les pedirá la PCR la componen Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chequia, Chipre, Croacia, Croacia y Dinamarca (excepto las Islas Faroe y Greenland).

Además, quedan incluidos Eslovenia, Eslovaquia, Estonia, Francia, Grecia (excepto las regiones de Kitri, Ionia Nisia, Dytiki Ellada y Sterea Ellada), Hungría, Irlanda, Islandia, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal (excepto la región autónoma de las Isla Azores), Rumanía, Suecia y Liechtenstein.

En cuanto a la lista de terceros países, Sanidad ha incluido a aquellos territorios que cuentan con una incidencia acumulada superior a 150 por 100,000 habitantes en los últimos 14 días.

Dentro de la misma se cuentan Albania, Andorra, Argentina, Armenia, Aruba, Bahréin, Belice, Bosnia y Herzegovina, Cabo Verde, Colombia, Costa Rica, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, Rusia, Georgia, Gibraltar, Guam, Jordania, Kuwait, Líbano y Libia.

El listado lo completan Macedonia del Norte, Marruecos, Moldavia, Mónaco, Montenegro, Palestina, Panamá, Polinesia Francesa, Puerto Rico, Reino Unido, San Marino, San Martín, Serbia, Suiza, Túnez y Ucrania.

El Boletín Oficial del Estado publicó el pasado 12 de noviembre la relación de países y zonas de riesgo cuyos pasajeros en origen necesitarán esta prueba diagnóstica, 65 en total; concretamente son: Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chequia, Chipre, Croacia, Dinamarca (excepto las Islas Faroe y Greenland), Eslovenia, Estonia, Francia, Grecia (excepto las regiones de Kitri, Ionia Nisia, Dytiki Ellada y Sterea Ellada), Hungría, Irlanda, Islandia, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega (excepto las regiones de Rogaland, Møre og Romsdal, Nordland, Viken, Innlandet, Vestfold og Telemark, Agder, Vestland, Trøndelag y Troms og Finnmark), Países Bajos, Polonia, Portugal (excepto la región autónoma de las Isla Azores), Rumanía, Suecia, Liechtenstein y Eslovaquia.

En el listado también están Albania, Andorra, Argentina, Armenia, Aruba, Bahréin, Belice, Bosnia y Herzegovina, Cabo Verde, Colombia, Costa Rica, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, Federación Rusa, Georgia, Gibraltar, Guam, Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, Macedonia del norte, Marruecos, Moldavia, Mónaco, Montenegro, Palestina, Panamá, Polinesia Francesa, Puerto Rico, Reino Unido, San Marino, San Martín, Serbia, Suiza, Túnez y Ucrania.

Más controles

Las medidas que entran este lunes en vigor se suman a los controles que se llevan a cabo actualmente a todos los pasajeros internacionales en los puntos de entrada, de tal manera que se mantiene el control de temperatura, el control visual y el control documental, según la normativa establecida por el Ministerio de Sanidad.

Los aeropuertos, además, seguirán recordando por megafonía y con carteles luminosos la necesidad de llevar mascarilla y de cumplir las medidas higiénicas requeridas por las autoridades sanitarias.

Desde este lunes los pasajeros que lleguen a los aeropuertos se tienen que dirigir a las ventanillas de control, en las que hay unos carteles con la leyenda "foreing health authority" y donde miembros de Sanidad Exterior se encargarán de recepcionar las PCR que traigan.

Sanciones y test de antígenos

En caso de que los viajeros no lleven la PCR consigo, por lo que pueden ser sancionados, tendrán que hacerse el test de antígenos en los propios aeropuertos, donde obtendrán el resultado de la prueba en un plazo de, aproximadamente, una hora.

Para ello, se han habilitado unas zonas de espera, una para antes de hacerse el test y otra para esperar a conocer el resultado; una serie de salas en las que el personal médico realizará las pruebas y otro espacio de aislamiento para personas que puedan dar un resultado positivo en este test de antígenos.

Si el pasajero da negativo en el test de antígenos podrá continuar su viaje con normalidad, y si da positivo se activarán los protocolos de alerta sanitaria establecidos en coordinación con las comunidades autónomas, para derivarlo a un centro sanitario.

Los viajeros que lleguen a los aeropuertos y puertos españoles sin tener la PCR obligatoria se enfrentarán a una multa que puede llegar hasta los 6,000 euros, según aseguró hace unos días la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya.

La ministra explicó que se "recomienda" a las aerolíneas que verifiquen si los viajeros tienen hecha la PCR antes de subirse al avión, pero no se les obliga. Cuando lleguen a España tendrán que mostrar su documentación y, si no tienen justificante de la PCR tendrán que someterse a una, además de pagar la multa.