Jerusalén. El caos político es el entorno que encontró el yerno y asesor del presidente Trump al aterrizar en Israel. Si el objetivo era perfilar un plan de paz, Jared Kushner se encontró con un país que repetirá elecciones debido a que Benjamin Netanyahu no logró formar un gobierno de coalición.

Israel celebrará nuevas elecciones el 17 de septiembre, seis meses después de las del 9 de abril.

Trump se está quedando sin tiempo para lanzar su plan con el que intentaría resolver el conflicto histórico.

“Creo que, ahora, el plan de paz de Trump está congelado por tiempo indefinido”, dijo Dan Shapiro, exembajador de Estados Unidos en Israel bajo la administración de Obama. “Ya entendieron que no pueden implementar un plan de paz durante las elecciones israelíes. Cualquier cosa del plan que tenga el más mínimo indicio de una concesión será dinamita política”.

Eso podría retrasar la negociación del plan hasta noviembre, dijo Shapiro. Sin embargo, Trump estará entrando en su propio calendario de reelección.

“Es la muerte del plan de paz”, dijo Gil Hoffman, columnista político del Jerusalem Post en referencia a la incapacidad de Netanyahu para formar un nuevo gobierno.