Ustedes tienen derecho a la elección más clara posible porque el momento de elegir se acerca , manifestó el candidato vicepresidencial, Paul Ryan, ante la Convención Nacional Republicana en Tampa durante su contundente discurso de aceptación la noche del miércoles. Así que he aquí nuestra promesa: no eludiremos los temas complejos; vamos a ser líderes .

Ésas son palabras elegantes; hemos escuchado antes ese sentir, incluso del Presidente. Pero si el señor Ryan y Mitt Romney quieren crédito por no esquivar y realmente creen que los votantes tienen derecho a la elección más clara posible, les corresponde ofrecer más detalles sobre qué es lo que los votantes van a elegir precisamente.

Sin embargo, esto en particular no estaba en la agenda del señor Ryan. En su lugar, ofreció un discurso que fue en parte presentarse a sí mismo y sus orígenes rurales, partes testimoniales de su compañero de fórmula y -en su mayoría- una severa y, en muchos aspectos, engañosa acusación contra el presidente Obama por una fuerza debilitada y una amenaza a la libertad estadounidense. Romney y Obama tienen visiones radicalmente diferentes sobre el papel del gobierno, pero el caricaturizar la visión del Presidente como una vida planeada por el gobierno, donde todo es libre, salvo nosotros insulta a los votantes que sin duda saben más del tema. Como emblema de las libertades, el señor Ryan tomó la descripción de la planta automotriz de su pueblo natal, cuyo cierre culpó a Obama pese a que se cerró antes de que él fuera el Presidente.

Un discurso en la Convención no es un proyecto de presupuesto, incluso cuando, en el caso del señor Ryan, provenga del presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara. Pero un partido que asegure estar dispuesto a tomar decisiones difíciles debe de estar preparado para explicar algunas de ellas.

El señor Ryan ofreció sólo la mera afirmación de que el gasto federal de 20% del Producto Interno Bruto es suficiente , a pesar del envejecimiento de la población y la promesa de Romney de mantener el gasto de defensa en 4 por ciento.

El señor Ryan ha sido un líder intelectual de su partido en materia fiscal y la decisión de Romney de incorporarlo a la candidatura republicana representaba una oportunidad para enfocar el debate en este urgente tema antes , como bien dijo el señor Ryan, de que la matemática y la prisa nos abrume a todos nosotros . El señor Ryan arremetió en su discurso contra el Presidente por haber creado y luego haberse alejado de una comisión bipartidista de la deuda que, según afirmó, volvió con un informe urgente . Hemos expresado frustraciones similares, pero en la interpretación egoísta del señor Ryan se omitió el hecho incómodo de que él mismo sirvió en dicha comisión, sin embargo, no estaba dispuesto a seguir el valiente ejemplo de los senadores republicanos en el panel que apoyaron las urgentes recomendaciones. ¿Las apoyará ahora la candidatura Romney-Ryan?

La incorporación del señor Ryan generó un serio debate sobre la reforma de Medicare, pero también marcó el comienzo de una tristemente predecible serie embates y contraataques al respecto. Ryan se abalanzó por algunos de ellos la noche del miércoles, al afirmar que la mayor amenaza contra Medicare es Obamacare , aunque la ley de atención de la salud comenzó la difícil tarea de reformar el programa. Atacó a Obama por haber canalizado 716,000 millones dólares fuera de Medicare, sin mencionar que su propio presupuesto incorporaría precisamente recortes de esa magnitud.

El señor Ryan describió a Romney como un hombre preparado para afrontar los desafíos serios de una manera seria, sin excusas ni palabras ociosas . La presentación de Romney es una oportunidad para demostrar tal seriedad, al empatar la retórica con la sustancia correspondiente a la magnitud de la tarea que el próximo Presidente enfrentará.