Washington. Estados Unidos enviará unas 3,000 tropas más a Polonia y Rumanía para reforzar a los aliados de la OTAN en el este de Europa, ante lo que Washington describe como una amenaza rusa de invadir Ucrania, dijeron el día de ayer funcionarios estadounidenses.

Rusia, por su parte, mostró que no está de humor para acuerdos burlándose de Reino Unido, al acusar al primer ministro Boris Johnson de estar "totalmente confundido" y ridiculizar a los políticos británicos por su "estupidez e ignorancia".

Según el Pentágono, un escuadrón Stryker de unos 1,000 militares estadounidenses con base en Vilseck (Alemania) será enviado a Rumanía, mientras que unos 1,700 militares, sobre todo de la 82ª División Aerotransportada, se desplegarán desde Fort Bragg (Carolina del Norte) a Polonia. Otros 300 militares se trasladarán desde Fort Bragg a Alemania.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, afirmó que el objetivo es enviar una "fuerte señal" al presidente Vladimir Putin "y, francamente, al mundo, de que la OTAN es importante para Estados Unidos y para nuestros aliados".

El ministro de Defensa polaco, Mariusz Blaszczak, dijo en un tuit que "reforzar la presencia estadounidense en Polonia con 1,700 soldados es una fuerte señal de solidaridad en respuesta a una posible agresión rusa contra Ucrania".

La respuesta de Rusia contra Reino Unido, que ha mantenido una posición dura en las últimas semanas, fue cáustica incluso para los estándares cada vez más confrontacionales del Kremlin.

Preguntado por los planes de una llamada telefónica entre Putin y Johnson, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo: "Tiene sentido hablar con cualquiera. Rusia y el presidente Putin están abiertos a comunicarse con todo el mundo. Incluso con alguien que está totalmente confundido, está dispuesto a dar explicaciones exhaustivas".

El Kremlin no se reservó su ingenio solo para Reino Unido. Tras señalar que la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, comparó a Moscú con un zorro gritando desde lo alto de un gallinero, Peskov dijo: "En realidad, siempre es tradicional comparar a Rusia con un oso. Pero un oso no puede subirse a un gallinero. Es demasiado grande y pesado".