Manchester. El hermano y el padre del presunto ejecutor del atentado de Manchester fueron detenidos en Libia, mientras la policía británica estrechaba el cerco sobre la célula que lo arropó con seis arrestos en total.

El Estado Islámico (EI) reivindicó el atentado que dejó 22 muertos y 59 heridos en un concierto de la cantante estadounidense, Ariana Grande, el lunes por la noche.

Las autoridades británicas señalaron a Salman Abedi, de 22 años, británico de origen libio, como el hombre que colocó la bomba en el Manchester Arena, muriendo en el acto.

Su hermano, Hachem Abedi, nacido en 1997 en el Reino Unido, fue detenido por la Fuerza de Disuasión, una milicia que ejerce como policía leal al gobierno de unión nacional (GNA) instalado en Trípoli, explicó a la AFP un allegado bajo anonimato.

Aparentemente, Hachem estaba al corriente de los planes de su hermano. Posteriormente, un portavoz de la fuerza informó del arresto de Ramadan Abedi, padre del kamikaze.

Según el allegado que habló a la AFP, Salman Abedi se encontraba en Libia cuatro días antes del atentado. Su padre quería que se quedara en Libia. Pero Salman insistió en regresar a Manchester , dijo.

Poco antes, la policía británica despejó dudas y estimó que el atentado fue un trabajo de equipo, y no de un hombre solo.

Está claro que estamos investigando una célula , dijo a la prensa el comandante de la policía de Manchester, Ian Hopkins, cuando le preguntaron si estaban buscando específicamente al hombre que fabricó la bomba que mató a 22 personas e hirió a 59 al final del concierto.

La policía anunció la quinta detención en relación al caso, en Wigan, en las inmediaciones de Manchester. Cuando el hombre fue arrestado llevaba un paquete que estamos examinando , precisó en un comunicado.

Una sexta persona, una mujer, fue arrestada por la policía en Blackley, un barrio del norte de la ciudad.

Queja contra EU por revelar información

La ministra del Interior, Amber Rudd, dijo que se ha quejado ante el Gobierno estadounidense por haber difundido información sobre el atentado antes de que lo hicieran las autoridades del Reino Unido.

El periódico The Guardian publicó que la administración del presidente Trump filtró detalles clave de la investigación, entre ellos la identidad del terrorista. Fue muy molesto , dijo Rudd, asegurando que ya se lo comentó a Estados Unidos.

Preguntándole sobre si la filtración de datos por parte de EU pudo socavar la estrategia de la policía británica, contestó: Francamente, sí.

El gobierno decretó un minuto de silencio para hoy en honor de las víctimas, a las 11 de la mañana, tras lo cual los partidos políticos reanudarán la campaña de las elecciones del 8 de junio.

El país se encuentra en el máximo nivel de alerta terrorista. Las principales calles de Londres son vigiladas por miembros del ejército.