Al menos 60 personas resultaron heridas, diez de ellas de gravedad, en el derrumbe de las gradas de una sinagoga de Givaat Zeev, una colonia israelí cercana a Jerusalén, informaron los servicios de rescate israelíes.

"Médicos y personal sanitario aportaron asistencia a unos 60 heridos, incluyendo diez graves", explicó el servicio de emergencia Magen David Adom.

Centenares de fieles se habían reunido en la sinagoga para festejar el Shavuot (Pentecostés) cuando las gradas cedieron ante el peso de los asistentes.

Según un portavoz del Magen David Adom, la estructura estaba "en construcción"

"Estaba prohibido rezar en este edificio", indicó el comandante de la policía de Jerusalén, Doron Tourgeman.

En las primeras imágenes difundidas por los medios israelíes, se veía cómo la grada del fondo de la sinagoga, en la que decenas de hombres rezaban, se quebraba en solo unos segundos, provocando un gran movimiento de la multitud.

Los hechos ocurrieron menos de un mes después de la gran estampida que dejó 45 muertos, incluyendo menores, durante una peregrinación anual en la que participaron miles de judíos ortodoxos, en el Monte Merón, en el norte de Israel.