Nueva Orleans.- El gobernador de Louisiana, Bobby Jindal, declaró estado de emergencia como medida de preparación para el impacto en las costas de la entidad de la mancha de petróleo de una plataforma petrolífera hundida en el Golfo de México.

Las autoridades indicaron que el crudo derramado, unos 5,000 barriles diarios, podría comenzar a contaminar el litoral de Louisiana este viernes.

Al comprobarse que el derrame de crudo es cinco veces mayor de lo que se estimaba, el presidente estadunidense Barack Obama envió a la zona de desastre un equipo de su gabinete encabezado por la secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, para supervisar la ayuda.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dijo en rueda de prensa que el gobierno también puede enviar buques militares y personal para ayudar a controlar los daños causados por el derrame.

El jefe de Operaciones de British Petroleum (BP), Doug Suttle, compañía que arrendaba la plataforma Deepwater Horizon, confirmó un tercer escape de crudo en el oleoducto ubicado a unos 84 kilómetros al sureste de la ciudad de Venice, Louisiana.

La jefe del equipo del Servicio de Guardacostas, Mary Landry, dijo por su parte que el derrame de crudo que se vierte en el mar es de 800,000 litros diarios y no los 160,000 litros que se creían.

La trayectoria del viento se ha convertido en un factor que pudiera llevar la marea negra más rápido a las costas estadunidenses.

Según meteorólogos de AccuWeather.com, vientos que soplan desde el sur al sureste a una velocidad de 48 kilómetros por hora llevarían el crudo a la costa de Louisiana el viernes.

Advierten que si continúa esa tendencia del viento, la marea negra podría alcanzar también las costas de Mississippi y Alabama durante el fin de semana.

Las flotillas de emergencia utilizan tubos de contención para retener la parte más espesa de la capa de crudo, la cual comenzó a ser quemada desde el miércoles en un intento por frenar su avance.

El incendio del crudo podría tener sus consecuencias ambientales al despedir enormes nubes de humo tóxico y dejar residuos aceitosos en el mar, pero oceanógrafos estimaron que sería peor que el crudo llegue a las costas, lo que sería catastrófico para los ecosistemas.

Submarinos robóticos de la BP no han tenido éxito para taponar la boca del oleoducto que está en el suelo marino a unos mil 500 metros de profunidad. Del oleoducto se extraían 1.2 millones de litros de crudo diario.

La plataforma explotó el pasado 20 de abril y se hundió dos días más tarde. Tres empleados se encuentran graves y 11 están desaparecidos.

Inminente, llegada al Misisipí

El gigantesco derrame petrolero en el Golfo de México comenzaría a llegar el jueves por la noche al delta del Río Misisipí, informó un funcionario federal.

Charles Henry, vocero de la Agencia Nacional Oceanográfica y Atmosférica, dijo que hasta el jueves por la mañana, un extremo de la gran mancha de petróleo se ubicaba a unos cinco kilómetros (tres millas) de la costa de Luisiana.

Las autoridades han señalado que harán todo lo posible para no interrumpir el tránsito fluvial.

Impacto ambiental

A continuación hay algunos posibles impactos ambientales del derrame sobre el medio ambiente, la pesca comercial, la vida silvestre y el turismo en la zona:

Industria pesquera:

-Varias firmas pesqueras podrían resultar afectadas por el derrame. La pesca del menhaden, una especie buscada mayormente para harina y aceite de pescado, es la tercera mayor de Estados Unidos y en algunas temporadas es la segunda mayor, de acuerdo a Greenpeace. La temporada de pesca para Texas, Luisiana y Mississippi recién abrió el 19 de abril.

- El norte del Golfo de México es un terreno crucial de desove en esta época del año para la población atlántica de atún de aleta azul, que está en peligro de extinción. Sus huevos flotan cerca de la superficie y las larvas también están cerca después de su primera incubación. Así que el derrame ha ocurrido en un momento crítico de su ciclo de vida.

- Pérdidas también podrían producirse a las industrias del camarón y la ostra de Luisiana. Las ostras son alimentadas por filtros y no pueden nadar para escapar de la mancha. La principal temporada de ostras en Luisiana comienza el 1 de mayo.

Aves

- Varias áreas que son importantes para las poblaciones de aves podrían verse potencialmente afectadas: pelicano marrón, ave del estado de Luisiana, que el año pasado fue retirado de la Ley de Especies en Peligro de Extinción estadounidense. Anidan en islas y se alimentan de la costa cercana. Su temporada de cría recién ha comenzado.

Hay otras especies que serían muy afectadas si la mancha llega a tierra, que incluyen al American oystercatcher y al chorlito de Wilson.

apr