La Asamblea Legislativa de Costa Rica aprobó el martes la legalización de la mariguana con fines medicinales a pesar de la oposición del presidente Carlos Alvarado y grupos conservadores en el país centroamericano.

La producción y procesamiento del cannabis fue aprobada con el voto del 58% de los 57 escaños, aunque sigue prohibida para el consumo recreativo, según el texto de la ley propuesta en 2019 contra el criterio del ministro de Seguridad, Michael Soto.

Esta ley marca un hito porque abre un nuevo mercado que beneficiaría al sector agrícola afectado en los últimos años, pero está muy lejos de significar un portillo para el consumo de drogas. Confío en que el presidente Alvarado lo ha comprendido y no la vete", dijo la diputada independiente Zoila Volio, una de las proponentes de la ley.

El trámite de la ley tiene pendiente el sello de Alvarado. Si el mandatario la rechaza, obligaría a los diputados a repetir la votación para poner la ley en vigencia pero, esta vez, necesitaría el aval de la mayoría calificada.

La aprobación de la Asamblea Legislativa también incluye el uso alimentario e industrial del cáñamo, una cepa del cannabis que Alvarado sí apoyó desde 2020 como posible factor de reactivación económica posterior a la pandemia del Covid-19.

"Es un paso tardío y limitado, pero conveniente y necesario para generar riqueza. Hemos perdido mercado mientras otros países ya llevan camino recorrido", comentó Volio.

En años recientes, otros países de la región como Canadá, Colombia, Uruguay y algunos estados de Estados Unidos han legalizado el uso de la mariguana para algunos fines, desde lúdico hasta medicinal, pasando por el científico.

La producción de cáñamo en Costa Rica será libre, pero la de mariguana medicinal requerirá licencias que emitirá el Ministerio de Salud, el 40% de las cuales deberán quedar en manos de pequeños productores. También podrán producirla para autoconsumo quienes padezcan una enfermedad, con un permiso.

Los diputados proponentes del proyecto descartaron avanzar en la legalización del consumo abierto de la mariguana, una posibilidad que apoya el 40% de la población, según una encuesta de mayo hecha por la Universidad de Costa Rica.

kg