La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, advirtió este miércoles a Hungría de que debe rectificar su controvertida ley sobre la comunidad LGBTI, que entra en vigor el jueves, o enfrentarse a las consecuencias legales dentro de la Unión Europea.

"Si Hungría no rectifica esta situación, la Comisión utilizará los poderes de los que dispone como guardián de los tratados", afirmó Von der Leyen en una sesión del Parlamento Europeo en Estrasburgo (este de Francia).

A raíz de la nueva normativa húngara, la Comisión puede abrir un procedimiento de infracción contra ese país por violación de la legislación europea, un paso drástico que puede dar lugar a una remisión del caso al Tribunal de Justicia de la Unión Europea y a sanciones financieras.

La Comisión ya envió una primera carta a las autoridades húngaras a fines de junio expresando las "preocupaciones legales" sobre la legislación adoptada el 15 de junio.

Hacemos uso de estos poderes independientemente del Estado miembro que infringe la legislación europea", dijo Von der Leyen este miércoles.

"Desde el inicio de mi mandato, hemos iniciado unos 40 procedimientos de infracción relacionados con la protección del Estado de derecho y otros valores europeos", señaló.

La nueva normativa húngara, considerada homófoba en el resto de Europa, se tornó el centro de una agria controversia durante una cumbre de líderes del bloque en Bruselas, el 25 de junio, con recriminaciones directas al primer ministro de Hungría, Viktor Orban.

Dos días antes de esa cumbre, Von der Leyen había dicho que la legislación húngara constituía "una vergüenza".

Hungría ya es motivo de preocupaciones en la Unión Europea por constantes denuncias de atropello al Estado de derecho, pero la adopción de esta legislación que afecta directamente a la población LGBT hizo estallar públicamente la controversia.

Se trata de enmiendas a varias leyes húngaras (sobre protección de la infancia, actividad publicitaria, medios de prensa, protección de la familia o educación pública) que vetan la "promoción de una identidad de género diferente de la de nacimiento, el cambio de sexo y la homosexualidad" a menores de 18 años.