El Ejecutivo catalán que preside Carles Puigdemont ya ha empezado a planificar cómo será el referéndum independentista que quiere organizar en septiembre como muy tarde, aunque los trabajos todavía se encuentran en una fase inicial.

Esta labor se coordina desde la Consejería de Economía y Hacienda, que encabeza el vicepresidente y líder de ERC, Oriol Junqueras.

Paralelamente, la consejería de Gobernación, de quien depende el área de procesos electorales de la Generalitat, ya ha empezado los trámites para imprimir sobres, papeletas y manuales para los miembros de las mesas.

Se trata de un acuerdo marco para homologar a las empresas interesadas en presentarse a este contrato, y se publicó el miércoles en la plataforma de contratación de la administración catalana, indica en su título y en el pliegue de condiciones que este material es para unas elecciones autonómicas.

Sin embargo, este encargo se publicó minutos después de que el Parlamento catalán aprobara con el voto de JxSí y dos diputados de la CUP los Presupuestos del 2017, que incluyen una partida de 5.8 millones de euros para un referéndum de autodeterminación.

Fuentes de las consejerías de Economía y de Gobernación indican que lo único que ha hecho es encargar boletas y sobres, por si fuese necesario hacer un nuevo adelanto de las elecciones catalanas.

Sin embargo, hay sectores independentistas que aseguran que se trata de una estrategia que hace la administración catalana para imprimir el material para el referéndum, ya que el Tribunal Constitucional (TC) le prohibió hacer cualquier tipo de iniciativa a favor de la desconexión .

La Generalitat asegura que se limita a hacer a nivel autonómico un trámite que ya hizo el Gobierno central poco después de las elecciones generales del 2015, cuando empezó a cobrar fuerza la hipótesis de unos nuevos comicios.

En cualquier caso, el Ejecutivo catalán deja claro que su objetivo es hacer el referéndum antes de septiembre, y que no prevé convocar elecciones autonómicas este año como plan B.