Los Ángeles. Los californianos decidirán el día de hoy en las urnas si quieren que su gobernador Gavin Newsom siga en el cargo o si prefieren que otro candidato asuma el estado hasta el fin de su mandato, en enero de 2023.

En la boleta encontrarán dos preguntas. La primera es: "¿Debe Gavin Newsom ser removido de la gobernación?". Solo puede responderse "Sí" o "No", y gana la opción que conquiste una mayoría simple (50% más uno).

Si gana el "No", todo continúa como está y Newsom tiene otros 18 meses de mandato por delante.

Si gana el "Sí", entra en juego la segunda pregunta de la boleta: "¿Quién debería reemplazarlo?". Quien obtenga más votos entre los 46 candidatos gana la Gobernación, no importa cuan pequeña sea la cantidad de sufragios que reciba.

Newsom está habilitado para postularse. Su partido Demócrata no ha apoyado a ningún candidato de forma oficial.

La mayoría de los contrincantes pertenecen al partido Republicano. Al frente de las encuestas está la estrella de la radio Larry Elder, un abogado negro que se benefició de la acción afirmativa y ahora la ataca.

También figura el exalcalde de San Diego, Kevin Faulconer, el candidato que perdió la elección de 2018 contra Newsom, John Cox, y la estrella de televisión, Caitlyn Jenner.

La lista incluye, además, un YouTuber llamado Kevin Paffrath, famoso por desfilar en un Corvette fucsia, y un candidato del Partido Verde cuyo eslogan de campaña es: "¿Te gusta esto?"

Todos los gobernadores de California de las últimas cinco décadas han enfrentado por lo menos un intento de referendo revocatorio. Por lo general, fracasan.

Pero las nuevas reglas electorales de California facilitaron la activación de ese mecanismo: los descontentos necesitan apenas reunir un número de firmas equivalente a 12% de los electores que participaron en la última elección. En este caso, ese porcentaje equivalía a 1.5 millón de personas. La población de California es de 40 millones.

Antes hubo varios intentos de revocar a Newsom y parecía que no iban a ningún lugar, incluso considerando la pandemia y las medidas impopulares de confinamiento.

Pero imágenes suyas cenando en noviembre en un lujoso restaurante, sin máscara, y con otras personas, generaron ira y facilitaron la recolección de las firmas.

Acusan a los republicanos

El partido Demócrata dice que esto es un revocatorio impulsado por su rival, el partido Republicano, en un intento de golpear al gobierno regional, puesto que no podrían llegar al poder en circunstancias tradicionales.

Los republicanos niegan que se trate de rivalidad política e insisten en que muchos californianos están cansados del manejo que Newsom le ha dado a la pandemia.

La historia parece estar del lado de Newsom. Sólo un intento de revocatorio en California tuvo éxito. Fue en 2003, cuando el gobernador Gray Davies fue revocado y reemplazado por la estrella de Hollywood, Arnold Schwarzenegger. El musculoso actor fue el último gobernador Republicano del estado.