Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dijeron este jueves que el 69.3% de los condados de Estados Unidos tenían tasas de transmisión del Covid-19 suficientemente altas como para justificar el uso de cubrebocas en espacios públicos, y que debían reanudar inmediatamente la práctica.

Por su parte el presidente Joe Biden tomó una serie de medidas para impulsar la vacunación contra el Covid-19 en Estados Unidos, entre ellas exigir a millones de empleados federales que se vacunen o cumplan una serie de restricciones, según un comunicado de la Casa Blanca difundido del jueves.

Aquellos que no "demuestren estar totalmente vacunados" contra el Covid-19 tendrán que llevar una mascarilla en el trabajo, independientemente de su ubicación, mantener distanciamiento físico con otros empleados y "cumplir con un requisito de pruebas de detección semanales o dos veces por semana", indica el comunicado emitido poco antes de un discurso de Biden.

Se espera que el mandatario demócrata anuncie estas medidas que aplicarán para los cuatro millones de empleados federales y contratistas in situ.

Biden también ordenará al Pentágono que estudie la posibilidad de añadir la vacuna anticovid a su lista de vacunas obligatorias para los miembros del ejército, y pedirá a los gobiernos estatales y locales que ofrezcan 100 dólares como incentivo para que los rezagados se vacunen.

Según los CDC, la tasa de transmisión ha aumentado desde el 66.6% del miércoles. En total, el 52.2% de los condados de Estados Unidos tienen tasas elevadas de transmisión comunitaria de Covid-19 y el 17.1% tienen tasas sustanciales.

La transmisión sustancial significa al menos 50 casos nuevos por cada 100,000 personas en los últimos siete días, mientras que la transmisión alta es más de 100 casos por cada 100,000 personas en la última semana.

La alcaldesa de Washington DC, Muriel Bowser, dijo este jueves que, a partir de las cinco de la mañana del sábado, iba a imponer el uso de cubrebocas en todos los espacios públicos cerrados.

En mayo, los CDC dijeron que los estadounidenses totalmente vacunados no necesitaban llevar cubrebocas en los espacios cerrados en la mayoría de los lugares, pero cambiaron de opinión ante las rápidas tasas de transmisión de la variante del Delta.