Sao Paulo/Bogotá. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo el día de ayer 7 de abril, sentirse víctima de una campaña mundial contra métodos de "tratamiento inmediato" de la enfermedad, refiriéndose a alternativas sin comprobación científica, en momentos en que la pandemia está fuera de control en su país.

"¿Por qué esa campaña mundial contra métodos, contra los médicos y contra quien habla del tratamiento inmediato? ¿Qué está ocurriendo con el mundo?", expresó Bolsonaro, quien desde el inicio de la pandemia defendió el "tratamiento precoz" con fármacos como la hidroxicloroquina.

"Creo que soy el único líder mundial al que atacan de forma aislada. Lo más fácil es ponerse del lado de la mayoría y evitar problemas, no te acusan de genocida. No sufres ataques de gente que piensa diferente", añadió el mandatario ultraderechista en un acto oficial en Chapecó (Santa Catarina, sur).

Brasil registró el martes 4,195 muertes por Covid-19 en 24 horas, el peor día de la pandemia que ya dejó casi 337,000 óbitos en el país.

Contrariando la recomendación de gobernadores, alcaldes y especialistas, Bolsonaro reiteró que "no habrá un confinamiento nacional" y afirmó que no aceptará "políticas de quédese en casa, cierre todo, confinamiento".

Situación crítica en la zona

América del Sur es la región más preocupante en lo que respecta a las infecciones de Covid-19, ya que los casos están aumentando en casi todos los países, informó el día de ayer la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne.

"En ningún lugar las infecciones son tan preocupantes como en Sudamérica", dijo Etienne durante la conferencia de prensa semanal del organismo.

Las unidades de terapia intensiva están cerca de su capacidad en Perú y Ecuador y los casos se han duplicado en zonas de Bolivia y Colombia en la última semana, comentó.