Tokio. El alcalde de una ciudad japonesa de la isla de Okinawa que se opone al traslado de una base militar fue relegido ayer, lo que podría descarrilar los planes de Washington y Tokio para la relocalización de esas instalaciones.

El alcalde de la ciudad de Nago, Susumu Inamine, quien prometió que se opondría a la construcción de la base negando los permisos de obra, se declaró ganador de la elección frente a unos 500 seguidores en el centro cívico de la ciudad.

La victoria de Inamine dificultará que los planes se cumplan.

No creo que sea fácil trasladar la base, pero creo que hay límites a lo que puede hacer un alcalde , expuso Toshiyuki Shikata, un ex oficial del Ejército japonés y profesor de Ciencia Política en la Universidad Teikyo, en Tokio.

Estados Unidos y Japón acordaron en 1996 mudar la base aérea Futenma de la Infantería de Marina a Nago desde una zona más congestionada en Okinawa; sin embargo, muchos habitantes de la isla desean que abandonen el lugar completamente.

El asunto volvió a ser discutido el mes pasado, cuando el Gobernador de Okinawa autorizó la reclamación de tierras para construir la nueva base, cuyas pistas se extenderían desde la instalación Camp Schwab. Los opositores presentaron una demanda la semana pasada con el fin de invalidar la autorización del Gobernador.