Johannesburgo. Los líderes del grupo de los países emergentes Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (BRICS) mandaron un mensaje de unidad para denunciar “los desafíos sin precedentes” que representa la guerra comercial abierta por Estados Unidos.

“Las medidas macroeconómicas adoptadas por algunas grandes economías avanzadas (...) pueden causar una volatilidad económica y financiera en las economías emergentes y tener un impacto en su perspectiva de crecimiento”, suscribieron en una declaración conjunta el presidente de Rusia, Vladimir Putin, de China, Xi Jinping, el sudafricano, Cyril Ramaphosa, el brasileño, Michel Temer, y el primer ministro de la India, Narendra Modi.

Los dirigentes también instaron a los miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC) a respetar las reglas del organismo y cumplir sus compromisos comerciales.

En su intervención, el presidente chino Xi Jinping pidió un esfuerzo concertado por parte de instituciones globales como Naciones Unidas, el G7 y la OMC para luchar contra el unilateralismo y el proteccionismo así como abrir el diálogo para resolver las disputas globales sobre comercio.

“Los conflictos de tipo geopolítico y la escalada del proteccionismo y el unilateralismo afectan directamente al desarrollo de los mercados emergentes y de los mercados en desarrollo”, dijo.

Asimismo, Jinping instó al grupo a “desbloquear el potencial de (su) cooperación económica”.

Su homólogo ruso Putin lo apoyó, afirmando que los BRICS juegan “un papel único en la economía mundial”.

“BRICS contribuyen con 42% del PIB mundial y este porcentaje continúa creciendo”, destacó.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha desencadenado en los últimos meses hostilidades comerciales contra Pekín, la Unión Europea y Moscú.

En especial, impuso tasas aduaneras al acero y al aluminio procedentes de China y ahora amenaza con gravar aún más todas las importaciones chinas.

Trump ha mencionado que su país está preparado para imponer aranceles de hasta 500,000 millones de dólares a las importaciones de su rival, quejándose de que el superávit comercial de China en la balanza comercial con Estados Unidos es excesivo.

La cumbre que culmina este viernes con la firma de la Declaración de Johannesburgo es la primera reunión de presidentes del bloque desde que la administración estadounidense inició una política para volver a equilibrar el comercio multilateral por considerar que las condiciones para Estados Unidos son injustas.

Estrategias

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, asistió a la cumbre como observador invitado y se reunió con Putin. Mientras que Mauricio Macri, mandatario de Argentina, pactó con su homólogo chino fortalecer la cooperación comercial.