Nueva Orleans.- BP dijo que ya gastó 2,000 millones de dólares en reparar los daños por la fuga de petróleo en el Golfo de México, tras conocerse que un documento interno de la pretrolera británica que calcula que la fuga de crudo podría llegar a 100,000 barriles diarios.

BP señaló en un comunicado en la Bolsa de Londres que esos 2,000 millones de dólares corresponden a gastos para contener la fuga y recuperar el crudo derramado, así como subvenciones a los estados del Golfo de México afectados, indemnizaciones a las personas y empresas damnificadas, y costes pagados a las autoridades federales de Estados Unidos.

El anuncio de BP se produce una semana después del acuerdo de la petrolera con la Casa Blanca para la creación de un fondo de 20,000 millones de dólares para garantizar el pago de los gastos y daños ocasionados por el vertido.

"Es un grave error"

La indignación del gobierno estadounidense aumentó el domingo tras enterarse de que un documento interno de BP estima que la fuga podría ser 20 veces mayor a lo anunciado; y luego de que la prensa revelara que el máximo directivo de la petrolera, Tony Hayward, asistió el fin de semana a una regata de lujo en Gran Bretaña.

"Es un grave error", señaló Rahm Emmanuel, secretario general de la Casa Blanca, a la cadena ABC difundida el domingo, en referencia a la actitud de Hayward, en momentos en que proliferan las imágenes de aves empetroladas y playas contaminadas por el derrame en el Golfo de México.

Emanuel fustigó a BP por su respuesta a la peor catástrofe ambiental en la historia de Estados Unidos, y exhortó a la empresa a hacer más.

El gigante petrolero ha sido varias veces criticado por su respuesta al desastre, provocado el 20 de abril tras la explosión de su plataforma Deepwater Horizon, que dejó 11 trabajadores muertos.

La semana pasada, BP pidió más barcos y equipo a la zona y dijo que aumentaría significativamente la cantidad de crudo recuperado.

100,000 barriles

Pero el influyente congresista estadounidense Ed Markey divulgó el domingo un documento interno de BP que cifra, en el peor de los casos, en 100,000 barriles el vertido diario de crudo al Golfo de México, unas 20 veces el volumen admitido por el grupo públicamente.

"Primero dijeron que eran sólo 1,000 barriles, después dijeron que eran 5,000 barriles, ahora serían hasta 100,000 barriles", dijo Ed Markey a la cadena NBC, agregando que BP estaba "mintiendo o era groseramente incompetente".

El gobierno de Obama estima actualmente la fuga en 30,000 a 65,000 barriles diarios (de 5 a 10 millones de litros).

BP rechazó la acusación de Markey, al afirmar que las condiciones en que se había establecido el peor escenario de fuga no eran correctas ni antes ni ahora.

"Es una tergiversación completa de lo que estamos diciendo", dijo a la AFP el vocero de BP, Robert Wine, quien agregó que la estimación "no tiene nada (que ver) con la cantidad de petróleo que se está derramando en este momento".

BP también defendió la escapada de fin de semana de Hayward en Gran Bretaña. Fue su "primer día no laborable desde que esto empezó", indicó un portavoz.

Pero para las autoridades estadounidenses los esfuerzos de BP no alcanzan.

"Claramente, no se hace lo suficiente. Todos los funcionarios locales en el Golfo se sienten frustrados", dijo el domingo a Fox News el líder de minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.

La fuga de petróleo afectó 95 km de costa sobre el Golfo de México, principalmente en Luisiana, pero también en los estados de Misisipi, Alabama y Florida. Más de un tercio de las aguas de jurisdicción federal en el Golfo fueron cerradas a la pesca.

BP dijo el lunes que ha recibido 65,000 demandas por daños y ha respondido a 32,000 de ellas, por un total de 105 millones de dólares.