El presidente Obama ha logrado una significativa delantera sobre Mitt Romney en Ohio y tiene una ligera ventaja en Florida, de acuerdo con dos nuevos sondeos de The Washington Post, que indican que nuevos obstáculos bloquean el mejor camino hacia la victoria en el Colegio Electoral del aspirante republicano.

Entre los probables votantes, Obama aventaja a Romney en Ohio 52 contra 44 por ciento. En Florida, el Presidente le lleva la delantera 51 contra 47%, una ventaja numérica pero no estadísticamente significativa. Entre todos los votantes registrados en Florida, Obama mantienen una ventaja de nueve puntos.

Las nuevas cifras se producen una semana después de que un sondeo de The Washington Post en Virginia mostrara a Obama con una clara ventaja en ese estado. Más de la mitad de todo el dinero gastado en la campaña se ha centrado en estos tres estados y muchos analistas afirman que Romney tiene que ganar en dos de los tres para llegar a la Casa Blanca.

Las últimas semanas han sido difíciles para la campaña de Romney y su asesores prometieron reajustar los trabajos esta semana. Pero con el primer debate programado para el 3 de octubre, Romney está bajo una nueva presión para lograr reorientar su campaña.

Las encuestas se suman a la evidencia de que Obama es quien más se benefició de las convenciones de los dos partidos. A nivel nacional, las encuestas muestran aún una carrera muy reñida, pero ahora con un reciente impulso de Obama en los estados indecisos, el cual podría decidir la elección.

De perder en Ohio y Florida, hay pocas maneras en las que Romney pudiera ganar las elecciones e, incluso si perdiera en sólo uno de estos estado, el camino a la victoria sería sumamente estrecho. Ningún republicano ha ganado la Casa Blanca sin haber ganado en Ohio, y Florida, con sus 29 delegados del Colegio Electoral, podría resultar incluso de mayor importancia para las esperanzas de Romney.

Ambas campañas había pensado en el estado de Florida como más hospitalario para Romney que para el Presidente. Pero la tan competitiva postura de Obama allí -lograda en gran medida gracias al voto femenino, lo mismo que en Virginia- evidencia los recientes conflictos de Romney.

Por su parte, Ohio ha sido escenario de duras campañas en las últimas tres elecciones y es ampliamente visto como un barómetro de la tensión económica.