Beirut. LAS TROPAS sirias detuvieron este lunes a centenares de personas en todo el país, reafirmando su represión en contra de los manifestantes.

Con tanques, las tropas del gobierno acordonaron el barrio de Damasco Moadamiya en las primeras horas de ayer, y los residentes escuchando disparos de soldados, quienes llevaron a cabo redadas casa por casa en busca de personas que se han sumado a las manifestaciones contra el gobierno.

A los presos los subieron en nueve autobuses y se los llevaron, aseguró Wissam Tarif del grupo de derechos humanos Insan. También hubo informes de más de 300 arrestos en el centro de la ciudad de Homs, donde tres barrios fueron acordonados por los militares desde el viernes y en el puerto mediterráneo de Baniyas.

Muchas casas en Baniyas están vacías porque sus ocupantes han huido, además, los soldados saquearon las pertenencias y destruyeron todo. Entre los detenidos está un sobrino del exvicepresidente Abdul Halim, quien renunció y se trasladó a París en el 2005 tras perder en una lucha de poder con el presidente Bashar al-Assad.

Según Tarifa, ya son 10,000 detenidos desde que iniciaron las manifestaciones en marzo pasado.

En respuesta a la creciente represión, la Unión Europea (UE) impuso un embargo de armas a Siria. Las sanciones de la UE para prohibir el envío de armas y equipos es para evitar que sean utilizadas para la la represión interna , según la agencia AP.