En la actualidad, uno de los principales tipos de fraude que se cometen contra usuarios de servicios financieros es la clonación o skimming, que consiste en copiar los datos que contiene la banda magnética de una tarjeta de crédito o débito, al deslizarla en un pequeño dispositivo llamado skimmer. Se sufre día a día y en todos los lugares.

La información se utiliza para duplicar la tarjeta con la que podrán efectuar compras a su nombre.

Esta situación se agrava porque los titulares de las tarjetas no se enteran de lo ocurrido hasta que llega el estado de cuenta, cuando quieren comprar con su tarjeta algo y les informan que han llegado a su límite.

Para contrarrestar esas situaciones, las instituciones bancarias cuentan con sistemas de alerta que permiten conocer con oportunidad los pagos o movimientos que se pretenden efectuar con su tarjeta.

Para evitar un mal rato y que ello le provoque pagar cosas que no compró con su tarjeta de crédito, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) le recomienda:

• Si la diferencia entre el saldo que estima tener y el saldo que la entidad bancaria le informa es pequeña, verifique detalladamente los consumos o retiros que haya realizado para descartar cargos omitidos por descuido o confusión, o por no haber considerado o guardado el voucher de alguna operación efectuada.

• De no identificar en el estado de cuenta alguna razón social, tome en cuenta que en ocasiones los establecimientos comerciales pueden tener diferente nombre comercial del que usted identifica. Descarte por la fecha y/o cantidad de la operación, si no se trata de este hecho (Ejemplo de cargo Gastronómica XYZ, S.A, de C.V. que pudiera corresponder al restaurante: El Bosque ).

• Cuando la Unidad Especializada, una vez efectuada la investigación por la entidad bancaria, no le dé respuesta, puede presentar su caso en cualquier oficina de la Condusef.

Otras situaciones ?por observar

Las reglas de tarjetas de crédito emitidas por el Banco de México (Banxico) establecen que la emisora será responsable de transacciones no reconocidas que hayan sido realizadas durante las 48 horas previas al aviso de robo o extravío del tarjetahabiente.

Cuando el tarjetahabiente no reconozca algún cargo dentro de los 90 días naturales contados a partir de la fecha en que haya sido realizado, la emisora deberá liberarlo del pago y abonar los recursos respectivos a más tardar el cuarto día hábil bancario siguiente a la recepción de la objeción.

[email protected]