Llegó diciembre y con él el incremento en la afluencia de connacionales que retornan al país para visitar a sus familias. Los comúnmente denominados paisanos suelen traer consigo regalos, dinero y, en algunos casos, vehículos, mismos que deben ser declarados para realizar el trámite de importación definitiva con ayuda de un agente aduanal autorizado.

Por otra parte, si lo que buscan es un permiso de importación temporal de vehículos o de internación al resto del territorio nacional, el interesado debe recurrir directamente al Banco Nacional del Ejército Fuerza Aérea y Armada.

De acuerdo con José Antonio Vidales, presidente de la Confederación de Asociaciones de Agentes Aduanales de la República Mexicana (Caaarem), lo más importante es informarse antes de llegar a la frontera para, en caso de ser necesario, traer toda la documentación que se requiera. Pedir asesoría a personas autorizadas, ya sea personal de aduanas o agentes aduanales, le ayudará a evitar a los coyotes, quienes por desconocimiento o de forma malintencionada hacen de un trámite sencillo un serio problema y de alto costo.

Con el fin de evitar complicaciones, la Caaarem recomendó a los paisanos poner especial atención en tres puntos:

Franquicia aduanera. A lo largo del año los mexicanos que entran al país vía terrestre tienen derecho a traer con ellos bienes personales cuyo costo en el extranjero sea inferior a los 300 dólares; sin embargo, durante la temporada de fin de año que corresponde con el periodo del Programa Paisano (del 1 de noviembre del 2016 hasta el 8 de enero del 2017) el monto se incrementa a 500 dólares. Con esta concesión los connacionales pueden ingresar al país sin pagar ningún impuesto productos cuyo costo no sobrepase la franquicia.

Este esquema aplica tanto para entradas por vía terrestre como aérea. En caso de viajar en familia la franquicia se puede acumular por cada integrante mayor a 18 años, pero sólo si éstos arriban a territorio nacional simultáneamente y en el mismo medio de transporte.

El único requisito es comprobar, mediante recibo o factura, el valor de la mercancía. Cuando no se cuente con dichos documentos, el personal de la aduana de ingreso realizará un cálculo estimado para determinar el costo de la mercancía y, en caso de sobrepasar el monto, calcular el impuesto a pagar.

Internación de vehículos. Si su ingreso o el de su familiar será vía terrestre, existen dos alternativas: importación temporal o definitiva.

Para cada uno de ellos es necesario que conozca la normatividad aplicable, con el fin de evitar caer en incumplimientos que derivarían en la no importación del vehículo, interrumpiendo su viaje hasta realizar el trámite correspondiente.

Actualmente se permite la importación de vehículos usados y nuevos de cualquier origen y cualquier año-modelo, para lo cual la tasa del Impuesto General de Importación (IGI) es de 50 por ciento.

Para aquellos vehículos cuyo año-modelo sea de ocho o nueve años anteriores al vigente (en este caso, sería del 2008 o el 2009, respectivamente), cuyo origen sea México, Estados Unidos o Canadá y cuya importación se haga al amparo del decreto por el que se regula la importación de vehículos usados, la tasa del IGI es de 10 por ciento.

Dinero en efectivo. Ingresar dinero en efectivo a México es posible; sin embargo, en caso de que el monto sea mayor a 10,000 dólares, es necesario declararlos. De no hacerlo, puede incurrir en un delito penal y la autoridad aduanera procederá al embargo precautorio de la cantidad excedente no declarada. Ésta será regresada hasta que realice el pago de los impuestos correspondientes.

Lo anterior no sólo aplica para las personas que traigan consigo cantidades en efectivo, sino también para quienes posean cheques nacionales o extranjeros, órdenes de pago o cualquier otro documento por cobrar o una combinación de ellos superiores al equivalente en la moneda de que se trate a 10,000 dólares, y los cuales no declaren a las autoridades aduaneras.

Programa piloto dará resultados en el primer semestre del 2017

De remesas para el ahorro voluntario de los trabajadores

La Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) explicó que en el 2016 lanzará un programa para incentivar el ahorro voluntario entre migrantes mexicanos que se encuentran en Estados Unidos (EU).

Carlos Arturo Marmolejo, vicepresidente de Operaciones de la Consar, detalló que la dependencia junto con otras instituciones financieras está construyendo la infraestructura para que los trabajadores mexicanos en EU puedan aportar a sus cuentas de afores utilizando las remesas que envían a sus familiares.

La idea es ocupar el vehículo que ya existe, que son las remesas tradicionales donde las personas ya saben dónde cobrar ese dinero y que el trabajador en EU defina qué porcentaje quiere guardar antes de que su familiar la tome o se la gaste , comentó. Además, expresó que el ahorro puede destinarse a su cuenta personal o a la de otro familiar.

Asimismo, indicó que durante el 2017 se llevarán a cabo pilotos de este programa con algunos grupos de personas que radican en EU y se darán a conocer los resultados en el primer semestre. (Redacción)