En la primera parte de esta serie hablamos de que si eres recién graduado o estás a punto de completar tus estudios universitarios, las decisiones que tomes en las próximas semanas determinarán en gran medida tu futuro. A continuación presentamos algunos otros consejos que son muy importantes:

Decide dónde quieres vivir

Muchos graduados eligen continuar viviendo con sus padres, pero otros deciden mudarse y aventurarse a tener un departamento. Si ésta es tu decisión, considera que esto acarrea gastos fijos.

Una buena decisión es compartir el departamento con uno o más amigos, lo que también significa que los gastos son sufragados proporcionalmente por todos.

En cualquier caso, recuerda que la renta es el pago por un servicio (no significa, como muchos creen, tirar dinero a la basura). Sin embargo, si te pudieses ahorrar ese dinero, podrías juntar más rápido el monto suficiente para pagar un buen enganche y hacerte de una vivienda propia. Piénsalo bien.

Ahorrar para el retiro

Si trabajas en una empresa y estás en nómina, muy seguramente la misma comenzará a hacer aportaciones a la afore que hayas elegido. Recuerda que el monto que se acumule a través de los años no será suficiente para tener un retiro cómodo.

Empieza por lo tanto a ahorrar para complementar esto: la mejor forma, si apenas estás comenzando a trabajar, es pidiéndole a tu patrón que te descuente un cierto monto de forma mensual y que lo deposite en la subcuenta de ahorro voluntario de tu afore. Después de que tengas el hábito podrías explorar otras opciones.

Si la idea de ahorrar te parece fuera de lugar, ya que piensas que te falta mucho tiempo, recuerda que cuanto más tiempo tengas, menos requieres ahorrar, debido al efecto del interés compuesto que juega en tu favor.

No te olvides de los seguros

Aunque eres recién graduado, estás empezando a formar tu patrimonio, mismo que tienes que empezar a proteger.

Por ejemplo: ¿qué pasa si te enfermas o si te sale una hernia al cargar tu mudanza o si sufres de un accidente? Este tipo de riesgos se pueden hacer frente con un seguro de gastos médicos mayores, que algunas empresas ofrecen como prestación.

Existen otros seguros importantes, particularmente si vives en tu propio departamento, como un seguro de hogar que incluya responsabilidad civil familiar. Si tienes coche, en un país como el nuestro es más que inocente pensar que no necesitas asegurarlo.

Comienza a planear

Es cierto: la vida da muchas vueltas. Sin embargo, debemos fijarnos metas tanto de corto como de largo plazo. También debemos implementar un plan financiero en torno de ellas para poder alcanzarlas.

Aprende también a tomar riesgos: el mundo cambia constantemente, pero en lugar de ir vagando a lo que la suerte te depare, trata mejor de seguir un camino.

Es lamentable que muchos jóvenes a edades relativamente maduras aún no sepan lo que quieren hacer de su vida. Si este es tu caso, te recomendamos que reflexiones. Todos tenemos una misión que le da sentido real a nuestras vidas.

Te invito a que me envíes tus preguntas, dudas y comentarios a través de mi página en Internet www.planeatusfinanzas.com