En el mercado nacional existen quienes venden autos con factura de aseguradora; la principal ventaja de estos vehículos, refieren los expertos, es el bajo costo al que pueden ser adquiridos por las personas; sin embargo, existen otros aspectos que los consumidores deben saber antes de realizar la compra.

“Este tipo de autos tienen una gran cantidad de mercado, ya que, al tener una factura de seguro, baja el costo de la unidad”, confirmó Roberto Juárez, subdirector de Operaciones Siniestros de Quálitas.

Para el directivo, lo primero que deben conocer los interesados es por qué ese vehículo cuenta con factura de aseguradora, la principal razón es que estos automóviles tuvieron un accidente, el cual la entidad financiera consideró difícil de reparar, por lo que le informó al usuario de la pérdida total del mismo y pagó el porcentaje correspondiente.

“Generalmente estos vehículos los compran mecánicos que reparan estos autos, el problema está en que no sabemos qué tan dañado estuvo el auto ni qué tan bueno es el mecánico que reparó dicha unidad, por lo que comprar este tipo de vehículos es un riesgo y posteriormente podría salir dichos daños”, refiere el despacho de seguros HCid.

Con lo anterior coincidió Roberto Juárez, quien además manifestó que es de suma importancia que las personas busquen ayuda de un experto, es decir, un mecánico calificado para que valide el buen funcionamiento del vehículo y se confirme que la reparación hecha por estos talleres o lotes no sea solamente en la parte estética.

Un segundo motivo por el cual un auto tiene factura de aseguradora es por temas de robo. Según datos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) de febrero del 2017 al mismo mes del 2018, fueron robados un total de 91,376 vehículos asegurados, lo cual representó un incremento de 22.7% respecto al mismo periodo anterior.

Reconoció que el incremento se debió al creciente número de robos que han registrado entidades como Puebla (62%), Sinaloa (48%), Guanajuato (45%), Tamaulipas (44%) y Jalisco (41 por ciento). Asimismo, la AMIS indicó que se lograron recuperar 35%, es decir 32,751 autos que en algunos casos, fueron ya pagados por la aseguradora al propietario.

“Es importante que el comprador, antes de adquirir una unidad refacturada por aseguradora, verifique lo siguiente: Uno: que compruebe con la aseguradora y la agencia que la factura entregada corresponde con los datos de la unidad y propiedad de transmisión. Dos: que los documentos del vehículo sean originales”, dijo el subdirector de Operaciones Siniestros de Quálitas.

De igual manera, el experto refirió que es de suma importancia validar datos en el Registro Público Vehicular (Repuve), con el fin de identificar si la unidad estuvo o está en proceso de investigación por robo y, si es así, que el caso haya sido regularizado y cerrado.

“Los documentos que amparan que la unidad se encuentre regularizada son el Oficio de Liberación y el Oficio de Cancelación, los cuales proporcionan las autoridades correspondientes y resulta de gran importancia contar con ellos”, agregó Roberto Juárez.

Asimismo, refirió que las personas que desean adquirir un vehículo de estas características deben tomar en cuenta que aunque la adquisición del mismo es más barata, puede llevar más tiempo la acción de reventa.

Algunas aseguradoras en el país en conjunto con empresas especializadas realizan subastas físicas y online en las que ponen a la venta unidades procedentes de pérdidas totales por colisión, robos recuperados, vehículos en garantía y utilitarios. Para participar en ellas, cada firma pone diferentes requisitos que podrá visualizar en las páginas de Internet.

ASEGURARLO ES DIFERENTE

Por otro lado, la comparadora de servicios financieros ComparaGuru.com explicó que los también llamados autos de salvamento pueden asimismo ser asegurados por algunas compañías en el país; no obstante, refirió que existen algunos puntos a considerar que pueden afectar la contratación.

Si compra un auto de salvamento y tiene un accidente, la aseguradora sólo le pagará de 80 a 60% del valor de tu auto. De ahí la importancia de saber si el auto que va a adquirir es de salvamento o no.

“Cuando adquiere un auto de salvamento tenga muy claro si el vehículo recuperado es por robo o por reparación de pérdida o daño, ya que de eso dependerá el tipo de seguro que le ofrecen algunas aseguradoras”, especificó.

Aseguradoras como Axa, Mapfre, Inbursa, El Águila y Banorte son algunas que ofrecen este tipo de cobertura; pueden realizar la cotización telefónicamente o acudir a sus oficinas para que un agente realice la valoración de manera adecuada.

Asimismo, indicó que para este tipo de vehículos no es factible que la estimación se haga por Internet, ya que en los diferentes portales aparecerá el precio de la póliza normal.

“Sin embargo, no se contemplan las características reales del coche. Así que para evitar problemas o confusiones con su aseguradora, lo ideal es que se comunique directo con ellos, exponga que se trata de un auto de salvamento y le coticen este tipo de seguro. Si quiere asegurar su auto de salvamento, compare al menos dos o tres cotizaciones y elija la que mejor se adapte a sus necesidades”, informó la firma.

[email protected]