En México, 30% de los usuarios de servicios financieros realiza transacciones desde un teléfono inteligente, según indica el “Estudio sobre los servicios financieros de los usuarios de Internet en México 2019”, de la Asociación Internet.mx. No obstante, es muy poco común que las personas tomen medidas de seguridad para evitar que la información vulnerable de estos dispositivos caiga en manos equivocadas.

“Aparentemente, el smartphone es un dispositivo lleno de medidas de seguridad, pero no por eso está exento de errores, al ser un medio tan utilizado se convierte en blanco de ataques de todo tipo; especialmente para los sistemas operativos de alta demanda como Android o iOS”, advirtió Sebastián Medrano, director de la comparadora de servicios financieros Coru.

El directivo añadió que si utiliza apps bancarias o algún otro servicio financiero que implique la interacción con tus datos personales, lo mejor es tomar las precauciones adecuadas.

Restringir los accesos y aumentar las verificaciones en el sistema operativo del celular son algunas medidas para cuidar la información que guardamos. Ante esto, la comparadora realizó una serie de recomendaciones para los usuarios que usan servicios financieros en su teléfono.

La primera medida, dijo, consiste en la restricción del acceso al sistema operativo, para ello es necesario activar el reconocimiento de huella digital o facial en su teléfono, si es de última generación. Si no cuenta con estas características, lo mejor será establecer una contraseña de acceso.

En segundo lugar, cerciórese de instalar aplicaciones seguras, ya que, al día de hoy, existen muchas formas de obtenerlas. Las tiendas de aplicaciones oficiales son el medio más recomendable para adquirirlas.

Para que una app aparezca en Play Store de Google o App Store de Apple pasa por un proceso de revisión por parte de los editores, lo que garantiza cierto control de seguridad.

Por ejemplo, los juegos que se instalan fuera de las tiendas oficiales suelen estar asociados a anuncios que invaden su privacidad. Al instalarse, la app tiene acceso a su información y lo mismo puede mostrar publicidad o extraer datos, entre ellos, su información bancaria.

La tercera medida consiste en instalar un antivirus, aunque estos elementos suelen asociarse solamente a equipos de cómputo, también son necesarios en los dispositivos móviles, sobre todo si su teléfono guarda información sobre sus rutas habituales, los servicios que más utiliza e información vulnerable en términos financieros como números de cuenta, estados financieros y registro de contraseñas. Actualmente, empresas dedicadas a la seguridad informática como Norton o Kaspersky tienen versiones para smartphone.

Finalmente, la cuarta opción para proteger su teléfono celular contra robo de información financiera es utilizar los sistemas de conexión sólo cuando sean necesarios.

Esto porque, en muchas ocasiones, a través de conexiones wifi o bluetooth, nuestro teléfono abre las puertas para que otros accedan a la información que guarda.

Si usa una red pública, evite abrir las apps bancarias o realizar alguna operación, o cualquier otra que le provea servicios financieros como e-wallets. Si no usa la función bluetooth, lo mejor es apagarlo para evitar que alguien más aproveche esa conexión abierta.