Si no lo dices, nadie podrá repetirlo... ?Si no lo haces, nadie podrá inspirarse .

Typewear

CONTEXTO: Este año (el 2017), cumplo 15 años de estar publicando semanalmente esta columna en nuestro periódico El Economista, en la que usted, amable lector, me ha dado la oportunidad de comunicar temas asociados principalmente a la inversión bursátil. Una y otra vez he insistido en las bondades del mercado accionario para la creación de patrimonios a plazos mayores y lo seguiré haciendo, a pesar de épocas complicadas. El desconocimiento en el tema sigue siendo enorme en México y, por ello, la importancia de darlo a conocer de una manera distinta, ya sabe, como una alternativa que permite ser empresario y no como una manera de apostar que genera miedo y rechazo.

EMPATÍA: De vez en vez, me gusta abordar temas aparentemente menos relacionados con la Bolsa en busca de una mejor conexión con usted. Una regla de vida que me ha resultado siempre muy efectiva es procurar hacer con otros lo que me gustaría que hicieran conmigo. En este caso, como lector, siempre me gustaría conocer un poco más de quien leo. El compartir algunas experiencias personales ayuda mucho a dicha empatía.

EL 2017, UN INICIO DISTINTO: Aquí voy... Tras un año sumamente complicado, me preparaba a finales del 2016 para estar muy atento a la información que en los primeros días del 2017 seguramente marcaría la pauta de lo que aparenta ser otro año de incertidumbre y de grandes retos tanto locales como internacionales (no me repongo aún de la sorpresa del resultado electoral en Estados Unidos). Mientras tanto, tomé unas vacaciones para disfrutar con mi familia de las fiestas de fin de año. De manera repentina, el 20 de diciembre del 2016 amanecí con un dolor fuerte que terminó en una cirugía de dos hernias inguinales de las que pensé me recuperaba pronto para incorporarme a la actividad laboral. Para no hacer esta historia larga y aburrida, la cirugía se complicó durante mis vacaciones con una hemorragia interna que obligó mi hospitalización en el extranjero, un regreso apresurado y una nueva cirugía. Esta vez, más complicada y de mayor cuidado en su recuperación.

REFLEXIÓN: ¿Y esto de qué me sirve?, podría usted pensar. Mire, siempre he buscado predicar con el ejemplo en la búsqueda de un buen balance de vida. Combino un trabajo que me apasiona con la práctica diaria de mi deporte (triatlón), una buena convivencia familiar (juego mucho con mis hijos Martha María Semilla, Charly y Bruno) y continúo locamente enamorado de mi novia con la que me casé hace casi 24 años (Marthita). La práctica de dicho balance, suponía, me ayudaba también a evitar enfermedades y sustos como el narrado ( a mí no me puede suceder ).

Pero este inicio de año, con la experiencia de dos cirugías que resumí en un par de renglones pero que estuvieron llenas de angustia (personal y familiar), de enorme dolor físico y mucha incertidumbre, a lo que se sumó en las mismas fechas el conocimiento del deceso de tres personas relativamente cercanas. ¡Increíble!, los tres en la misma semana (la mamá de Juanjo, el sobrino de Ulises, Javier, y mi vecina Lourdes), los tres de edades distintas pero asociadas con enfermedades, me sirvieron mucho para replantear objetivos y prioridades.

Pude haber decidido dejar esta reflexión para mí, de la misma manera que hace muchos años pude haber decidido no compartir mi experiencia y conocimiento en el área de inversión bursátil en columnas periodísticas, revistas y libros, pero soy de los que les gusta compartir y guardar momentos y experiencias por escrito, para no olvidarlas nunca y tener la posibilidad de servir a otros.

PRIORIDADES: ¿Adónde quiero llegar con esto? Seguramente usted ya ha reflexionado sobre sus prioridades personales otras veces (como yo también lo he hecho). Pero es muy distinto cuando sucede en carne propia.

Cuando hablo de la inversión en Bolsa es porque estoy más que convencido de que ofrece para quien tiene: el conocimiento, la metodología, la disciplina y paciencia necesaria, la posibilidad de contar con una buena estabilidad económica en el tiempo, que le permitirá atender cosas mucho más importantes que el dinero. La estabilidad económica la considero un ingrediente importante para un objetivo universal prioritario: LA FELICIDAD. Los otros dos ingredientes son: compañía y salud. Si tuviéramos que darles un orden por prioridad, en los primeros planos están sin duda la salud y la compañía, entendiendo este último en un sentido más amplio. Abarca la familia, los amigos, pero también a temas espirituales muy personales. Muchas enfermedades no pueden resolverse con dinero de la misma manera que el cariño de la familia y los amigos no se compra. Con frecuencia reconozco que me distraigo o preocupo por cosas que no debiera y desatiendo (mucho o poco), cosas más importantes... Este aparente mal inicio del 2017 en realidad no lo ha sido, me ha servido para recordar cosas de las que no me quiero arrepentir algún día (¿le suena familiar?).

CONCLUSIÓN: Le agradezco su atención para con esta mi primera columna del año. Fue distinta pero no menos importante. Lo invito fuertemente a reconsiderar sus prioridades para este año y para el resto de su vida, yo ya lo hice. No espere una enfermedad o un buen susto para que suceda. No deje pasar más tiempo, no lo desperdicie, valoremos lo que tenemos, seamos generosos en un sentido amplio. Como dicen algunos amigos de mis hijos sólo vives una vez (YOLO – You Only Live Once).

Gracias a mi familia (Marthita, chavos, pa’s, hermanas, cuñados y sobrinos) por el cariño demostrado, gracias a mis amigos por la cercanía y estar al pendiente estos días complicados , gracias al Dr. González Torres Villalobos, extraordinario cirujano de Médica Sur, su intervención y seguimiento fueron definitivos. Un abrazo cariñoso y de nuevo mi más profundo pésame a mis queridos amigos Juanjo Domene y Ulises Ornelas, por el fallecimiento de su mami y sobrino (también amigo) Javier, y para la familia Morón, vecinos desde hace muchos años.

De la Bolsa, regreso la próxima semana con análisis y comentarios. Y recuerde bien: nadie sabe más que otro, simplemente sabemos cosas diferentes. La oportunidad de laborar en este medio desde hace muchos años me permite a mí compartir experiencias en esta área de la que aprendo todos los días, pero usted y yo no somos diferentes, no se deje llevar por la idea de que la Bolsa es para especialistas, la inversión es una materia universal. Siempre agradecido de recibir sus comentarios y experiencias. Mi compromiso eterno de responder todos los correos. ¡Mucha salud, compañía y éxito en sus decisiones de inversión para este 2017!

El autor es director general adjunto de Análisis y Estrategia Bursátil del Grupo Financiero BX+.

[email protected]