Típico. Usted está tratando de ahorrar dinero pero a sus amigos les encanta cenar en restaurantes caros. Tiene semanas de no verlos, entonces, usted: a) rechaza la invitación, b) decide salir con tarjeta de crédito en mano, c) ofrece su casa para tener una cena en la que cada uno lleve un platillo.

Elegir entre el ahorro y una noche de convivencia no es cosa fácil. Los compromisos sociales son caramelos para el niño gastalón que todas las personas llevan dentro y pueden ser una amenaza para sus propósitos financieros, principalmente, cuando gastar se vuelve un requisito para permanecer a un grupo, advirtió Eda Lorna Venegas, psicoterapeuta y autora del libro Las cuentas del amor (2011).

Esto, sumado a una falta de comunicación, podría hacerlo sentir obligado a realizar desembolsoso por convivir. ¿Qué hacer en estos casos? ¿Cómo reaccionar frente a sus amigos cuando se habla de dinero? Aquí algunas sugerencias sobre cómo abordar el tema y acabar con el tabú.

Cómo abordar el tema financiero

¿QUÉ HAGO SI ALGÚN AMIGO ME PREGUNTA CUÁNTO GANO?

No en todos los casos hace falta ponerle números a la conversación. Puede celebrar el aumento en su salario o una promoción en su empleo.

Incluso podría hablar de porcentajes como un aumento de 25 por ciento.

Dar detalles no siempre es tan terrible como se piensa. En caso de ser amigos muy cercanos, que además se desempeñan en las mismas áreas profesionales, hablar de sus ingresos les ayudará a conocer en qué rangos salariales y de prestaciones se encuentra el mercado laboral.

Esto, por supuesto, podrá darse cuando hay plena confianza y la relación amistosa es muy estrecha.

¿QUÉ HACER SI QUIERO SALIR CON AMIGOS PERO NO TENGO DINERO?

Sea honesto. Diga que está tratando de ahorrar o de recortar gastos para pagar su tarjeta de crédito, sugirió Leticia Sánchez, psicóloga clínica miembro del Centro de Especialización en Estudios Psicológicos.

Si su situación financiera es crítica, lo mejor sería evitar salidas y recortar al máximo los gastos que no sean estrictamente necesarios. Pero si se trata de una reunión que no le gustaría perderse, entonces puede proponer una cena en casa en la que cada persona lleve un platillo y una bebida.

¿CADA QUIEN LO SUYO O POR PARTES IGUALES?

Al salir en grupo, el método alemán puede ser el más transparente: cada quien paga lo suyo. Pero en México, la mayoría de las veces la cuenta se divide en partes iguales, según un sondeo realizado en el 2009 por la Profeco, en el que 38% de los participantes dijo que usaba ese método. Esto podría no convenirle, pues al menos una persona consume más que el resto.

Si usted prefiere el método alemán, coméntelo a sus amigos a su llegada al restaurante, no después, ya que para ese momento lo habrán considerado para dividir los gastos. Para evitar confusiones, pida al mesero que abra una cuenta separada.

Cuando cada quien calcula su consumo de una cuenta grupal casi siempre hay faltantes que alguien termina pagando de su bolsillo. Evite ser usted.

¿CÓMO MANEJAR EL TEMA CON DESCONOCIDOS?

En el afán de no revelar información sobre su vida financiera, las personas suelen usar frases como estoy en quiebra , no traigo ni un peso . Sin embargo, los especialistas sugieren no abusar de estos recursos, ya que, a nivel conductual, su repetición continua podría generarle una actitud negativa frente al dinero. Hay otras formas de ser discreto. Si alguien le pregunta cómo va el negocio o el nuevo empleo, bastará con sonreír y decir que marcha bien, sin dar más detalles.

¿DEBO DAR UN CONSEJO ?A ALGUIEN QUE NO ME LO HA PEDIDO?

Si un amigo tiene problemas de deudas, por ejemplo, evite darle soluciones, mejor compártale el contacto de un especialista que pueda asesorarlo. Decirle: Mira, encontré algo que tal vez pueda ayudarte , es una forma de demostrarle apoyo.

También funciona establecer metas financieras con los amigos, dijo Raúl Martínez Solares, director de Mexicana de Becas, Fondo de Ahorro Educativo. Piense en algo como: En los siguientes dos meses salgamos a lugares menos costosos .

¿QUÉ HACER SI UN AMIGO ME PIDE SER SU AVAL O FIADOR?

Cuando le pidan ser aval o fiador, piénselo dos, tres o las veces que sea necesario. Ser aval de una persona significa comprometerse a pagar una deuda que originalmente no es suya, pero que deberá liquidar en caso de que el deudor no pueda o no quiera liquidar, explicó Ángel González, director general de la Organización Nacional de la Defensa del Deudor.

Aunque usted crea que su amigo tiene una situación financiera estable, siempre se está expuesto a eventos inesperados, como la pérdida del empleo, que podrían afectar su capacidad de pago y convertirlo a usted en el deudor.

[email protected]