Es común que en las empresas existan parejas sentimentales. Sin embargo, el tema puede preocupar a más de un empresario. Esto por los riesgos que supone para los implicados y para la misma organización.

Especialistas de Adecco, sugieren que antes de involucrarse en una relación de pareja en la oficina, los empleados deben plantearse los riesgos a los que se exponen.

La novia del jefe. En caso de que alguno de los enamorados tenga una posición de poder, se pone en riesgo su autoridad y seriedad, además de que cualquier beneficio para su pareja será cuestionado.

Desempeño laboral. Los involucrados en un romance de oficina deben tener muy claro que sus conflictos no tendrían por qué afectar su desempeño laboral.

Anuncios en radio pasillo . Cuando la relación se hace pública, el efecto inevitable es la proliferación de rumores de todo tipo.

El amor acaba. Cuando se termina un romance de oficina, esto puede ser una causa de desmotivación e incluso de deserción laboral.

En conclusión, los romances de oficina pueden tener su encanto, pero también pueden ser un dolor de cabeza.

¿Por qué no buscar un mejor contexto para enamorarse y dejar a la empresa sólo para crecer profesionalmente?