Sobre las sociedades de información y el historial crediticio existen mitos que deforman su objetivo y función, y que son producto de la falta de conocimiento sobre lo que estas instancias desempeñan en la solicitud, aprobación o rechazo de un préstamo bancario.

La posibilidad de ir a la cárcel por no pagar un crédito financiero, o la existencia de empresas que pueden sacar del llamado genéricamente buró de crédito a cambio de dinero son algunos de las fantasías recurrentes.

Lo primero que hay que saber es que el historial crediticio es un reporte escrito, que expiden las Sociedades de Información Crediticia (SIC), en el que se detalla nombre del usuario, los créditos que ha solicitado, cómo y cuándo los ha pagado. Éste sólo puede ser solicitado por el usuario y/o por la institución otorgante de crédito.

De acuerdo con la Condusef, en México operan tres SIC: Círculo de Crédito y Trans Unión de México (Buró de Crédito), que administran los datos de las personas físicas, y Dun & Brandstreets, que se encarga del historial de las empresas.

El historial se llama en realidad Reporte de Crédito Especial y para genararlo las SIC alimentan sus bases de datos con la información que reúnen de bancos, Sofoles, tiendas departamentales, de financiamiento automotriz, de telefonía celular, entre otras.

El reporte se actualiza cada mes y se puede solicitar una vez al año. Su envío es gratuito y se tramita a través de internet o en las unidades de la propia SIC.

Una vez aclarados estos puntos entremos a los mitos y realidades:

MITO: SI NUNCA HE PEDIDO UN CRÉDITO, MI HISTORIAL ES IMPECABLE

Si nunca has solicitado un crédito con alguna institución bancaria o comercial (departamental, automotriz, telefonía), en realidad no estás en la base de datos de las SIC, es decir, no tienes un historial y en consecuencia es más difícil que puedas obtener algún préstamo.

El Buró de Crédito explica en su página web sobre la conveniencia de tener un historial que muestre los pagos oportunos, lo que avalará al usuario como un cliente cumplido y le dará mayores posibilidades de obtener nuevos financiamientos.

MITO: PUEDO IR A LA CÁRCEL POR UNA DEUDA CREDITICIA

La Condusef recuerda que, a pesar de las amenazas de los despachos de cobranza, por Ley ninguna persona puede ser encarcelada por una deuda adquiridas con alguna institución crediticia, entre ellas los bancos.

Lo anterior está respaldado en el artículo 17 de la Constitución mexicana.

Muchos despachos de cobranza contratados por bancos u otras instituciones financieras emplean métodos de coacción y amenazas para recuperar sus créditos, incluso llegan a simular actos o documentos extrajudiciales o administrativos que solo competen a la autoridad.

Cabe recordar que entre enero y mayo del 2011, la Condusef recibió más de 18,500 quejas contra los bancos y los despachos de Cobranza.

MITO: HAY EMPRESA QUE ME PUEDEN SACAR DEL BURÓ A CAMBIO DE UN PAGO

¡Cuidado! La Condusef alerta sobre empresas que ofrecen sus servicios para corregir la información contenida en los reportes de crédito. Algunas de estas empresas se anuncian vía internet. A cambio de un pago de cerca de 1,000 pesos aseguran que la persona interesada ya no tendrá que pagar sus deudas.

Cabe recordar que ninguna empresa o persona puede borrar por su voluntad información crediticia de las bases de datos de las SIC, donde por Ley, los datos permanecerán por seis años. Al cabo de ese período la información se elimina, siempre y cuando se trate de adeudos menores a un millón 856,000 pesos, que la persona no haya cometido fraude y que el crédito no se encuentre en proceso judicial.

MITO: El BURÓ AUTORIZA O NIEGA LOS CRÉDITOS

Las Sociedades de Información Crediticia no deciden si un préstamo debe o no otorgarse. Tampoco emiten algún juicio sobre si la persona es sujeta de un crédito. Su función, como ya se dijo, es recabar y almacenar información y emitir los reportes solicitados.

En su sección de mitos y realidades, el Buró de Crédito aclara que ni boletinan a las personas, ni las mantienen en una lista negra . La decisión de autorizar un crédito o no, corresponde únicamente al otorgante (institución bancaria o comercial) de acuerdo con sus políticas y al historial de las personas.

Si el solicitante del crédito tiene un historial sano, tiene mayores posibilidades de obtener un financiamiento.

MANTEN LIMPIO TU HISTORIAL

En el momento que una persona adquiera un crédito, estará presente en las bases de datos de las SIC, por ello es necesario que mantenga un récord sano, que hable bien de ella cuando lo necesite.

La Condusef indica que la forma de limpiar un historial con un pasado negro es la siguiente:

  • No sobrepasar el límite de crédito.
  • Ser puntual al realizar los pagos; si es posible, antes de tus fechas límite.
  • No sentirse apretado , realizar por lo menos el pago mínimo.
  • Consumir con responsabilidad se reflejará en el bolsillo.

apr