Estamos a unas semanas de que dé inicio el Mundial de Rusia 2018, como cada cuatro años desde 1970 el álbum oficial de la Copa del mundo, editado por la firma italiana Panini, sale a la venta para que los aficionados de todo el orbe cumplan el objetivo de llenarlo.

De tenerlo completo o estar a punto de cumplir con el objetivo, es posible que en unos años o décadas el gasto que se derivó de esta afición pueda traerle una recompensa, ya que si lo conserva de manera adecuada podría recuperar su inversión o incluso superarla fácilmente.

Jesús Cruz, especialista en coleccionismo de libros y documentos de Morton Subastas, explicó que el tiempo influye de manera considerable, señaló que en estos momentos las personas que decidan vender su colección sólo podrían recuperar su inversión; sin embargo, una vez concluido el Mundial se podrá ver un incremento en el mercado.

“Ahorita por lo pronto no (hay una ganancia). Aquí lo primero que tienen que hacer es esperar para que se vayan limitando, que se haga difícil de encontrar. Unos días después del Mundial posiblemente alguien lo va a comprar, pero aún a un precio muy barato. Lo primero que pasa es una depreciación del mismo y a un plazo inmediato no voy a poder recuperar mi inversión”, explicó el experto.

Por otro lado, indicó que el tiempo adecuado para ponerlo a venta es dos o tres meses después de la justa mundialista; no obstante, reconoció que no será a precios estratosféricos como se piensa, de igual manera recordó que el intercambio se daría solo entre particulares.

El especialista también reafirmó que es muy difícil calcular cuánto invirtió una persona, porque son 682 estampas, nueve exclusivas de una marca de refrescos y dos Trading Cards. Es decir, el gasto dependerá de la suerte.

Algunas personas han manifestado que el costo por llenar el álbum oscila entre 2,000 y 3,000 pesos.

Para esta edición, Panini anunció que un sobre de estampas tiene un costo de 14 pesos, precio que aumentó aproximadamente 133% con respecto a la versión del Mundial del 2014 celebrado en Brasil; en ese momento un sobre con cinco estampas tenía un costo de 6 pesos.

“Es muy difícil calcular de cuánto va a ser la inversión porque son muchas estampas y saber cuántos sobres necesito comprar para llenarlo, una persona puede ofrecer su álbum dos o tres meses después del Mundial de acuerdo con lo que gastó; por ejemplo, si yo destiné 3,000 pesos trataré de recuperarlo o incrementarlo y de forma totalmente particular por Mercado Libre o eBay”, refirió el experto.

En una búsqueda en estos portales realizada por El Economista se encontró que algunas piezas tienen precios que van desde los 1,800 hasta los 89,000 pesos, esta última cifra por el primer álbum del mundial de 1970, en Mercado Libre. En tanto en eBay, los precios llegan hasta los 9,999 euros por el mismo coleccionable, pero en la edición europea, es decir, aproximadamente 220,000 pesos.

“En estos momentos existen miles de piezas, para el año que entra habrá menos y para dentro de 20 años tal vez existan sólo 600, entonces se va a incrementar su valor”, confirmó Jesús Cruz.

Sin embargo, Alfredo Vázquez, coleccionista y revendedor de este álbum expresó que esto puede cambiar con las versiones más recientes, ya que, consideró que cada vez más personas logran cumplir el objetivo.

Ambos confirmaron que en el mercado existen coleccionistas que compran las ediciones pasadas, ya sea para montar exposiciones o ambientar algunos lugares como restaurantes.

Firmas incrementan valor

Hace unos meses, el portal de subastas Catawiki subastó el álbum más caro de la historia, se trata de la primera edición, la de México 70. Algunos especialistas confirmaron que en aquella época llenar esta pieza era más complicado, ya que en el sobre sólo venían dos estampas.

El álbum cuenta con un total de 271 estampas y está firmado por Edson Arantes do Nascimento, mejor conocido como Pelé. Un italiano pagó 12,000 euros, aproximadamente 275,018 pesos por hacerse de dicha pieza.

“Al contar con una firma puede existir un incremento, se debe checar quién o quiénes lo firman y en qué momento. Por poner un ejemplo: la Selección sale para irse a Rusia, yo llevo mi álbum y me encuentro a todos los jugadores y previo al Mundial me lo firman todos. Termina el Mundial y México es campeón, entonces automáticamente el precio se incrementó porque lo hicieron antes de ser campeones”, indicó el especialista en coleccionismo de libros y documentos.

De igual manera, refirió que las mismas firmas de futbolistas conocidos, como Cristiano Ronaldo o Leonel Messi, ya tienen un valor determinado, con o sin el álbum.

“Incluso en algunos casos puede que sea más valiosa la firma que el álbum (...) Me ha pasado que hemos visto que venden mejor una dedicatoria firmada por alguien reconocido que el autógrafo. Hay una infinidad de circunstancias que se pueden dar en la que esa pieza pueda duplicar o centuplicar su precio, aquí lo principal es que tenga algún plus, las firmas de todos o de muchos de los seleccionados y que pase el tiempo”, señaló.