Madrid, Esp. La digitalización de servicios financieros llegó para quedarse, y se ve cada vez más en la aparición de aplicaciones relacionadas con crédito, ahorro, gestión de finanzas y criptomonedas, además del auge de las llamadas fintech.

A la par, sin embargo, surgen nuevos riesgos, sobre todo provenientes de la ciberdelincuencia, que hacen de la educación financiera una materia primordial.

José Manuel González, miembro del consejo de administración y director de Economía Global y Relaciones Institucionales de BBVA, ha dicho, en la apertura del Edufin Summit 2019, que la educación financiera no es un tema nuevo, ya que tiene un impacto sobre la economía y la estabilidad del sistema financiero.

Sin embargo, destacó que hoy se vuelve más relevante por los cambios disruptivos que se viven en el sistema financiero con la llegada de nuevos jugadores. “Es bueno poder elegir, pero se requieren programas de información”.

Flore Anne Messy, jefa de la división de asuntos financieros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), mencionó que la digitalización puede ayudar a tener una mejor educación financiera a través de aplicaciones que ayuden al ahorro, realizar un presupuesto, entre otras, y con ello lograr una mejor salud financiera.

Otros de los beneficios de la digitalización de servicios financieros que mencionó Messy son: que no se requiere presencia física, es fácil de usar, es más barato, y es más adaptable a los deseos de los consumidores.

No obstante, señaló también los riesgos que implica la digitalización de servicios financieros como son nuevos tipos de fraude (con base en robo de información o suplantación de identidad, phishing), confidencialidad de los datos personales, y hasta nuevas formas de exclusión en contra de las personas que no cuentan con la posibilidad de conectarse a plataformas de Internet.

Dijo que, aunque esto se ha tocado en foros importantes como las últimas reuniones del G20, la actitud de las autoridades ha sido hasta ahora reactiva más que preventiva, tal es el caso de lo que ha ocurrido con las criptomonedas. Aunado a ello, están otros riesgos relacionados con la ciberdelincuencia.

“Estamos evaluando el impacto de los canales digitales para la educación financiera”, expuso.

Nuevos riesgos

Para Fernando Tejada, director del departamento de Conducta de Mercado y Reclamaciones del Banco de España, reconoció en este mismo evento que la digitalización de servicios financieros llegó para quedarse, y que el uso de Internet ha aumentado el uso de servicios financieros por estas vías.

Sin embargo, mencionó que preocupan riesgos como los fraudes por suplantación de identidad, algo que ya se ve; además de que con la digitalización hay productos más complejos y a veces con más opacidad, lo mismo que los créditos rápidos y lo que representa el posible blanqueo de capitales.

En este sentido, estimó que la educación financiera se debe abordar, pero de la mano de la educación digital.

Guillermo Cárdenas, director de evaluación y Buenas Prácticas de BBVA Research México, destacó por su parte que la educación financiera ha sido un tema toral para este banco, pero primero fue a través de sucursales, y ahora lo han trasladado a lo digital desde sus aplicaciones como se hace con su opción checkup en España o Salud Financiera en México.

En méxico, el mide se posiciona como pionero a nivel mundial

Museos, una opción para vivir experiencias

Tradicionalmente, la educación financiera se ha brindado a través de sucursales bancarias o plataformas de los bancos, autoridades y otras organizaciones. Sin embargo, los museos especializados empiezan a ser otra opción para que la población no sólo aprenda, sino que practique sobre temas de manejo de dinero que mejoren su economía.

En México, están el Museo Interactivo de Economía (MIDE) y más recientemente el Museo de la Bolsa Mexicana de Valores (Mubo).

En el Edufin Summit 2019, organizado por BBVA, Silvia Singer, fundadora y directora del MIDE, uno de los museos pioneros de este tipo en el mundo, comentó que la educación financiera en México se ha convertido en un tema de interés para las autoridades locales, “porque tiene que ver con inclusión financiera”.

En este sentido, señaló que el MIDE ofrece muchos productos para abonar a la educación financiera de las personas, tales como actividades, libros y otros materiales, además de lecciones no sólo para las personas, sino para las instituciones educativas, entre otros.

La mexicana, que ahora junto con otros museos forma parte de una federación a nivel global, reconoció que los visitantes de hoy son muy diferentes a los de hace 13 años, cuando se fundó el MIDE.

Por ello, consideró indispensable que los museos, como cualquier otra institución, se adapten a las condiciones y generaciones actuales.

“Cuando la gente se educa financieramente, vive mejor”, mencionó.

La experiencia China

Wang Wei fue un hombre de negocios durante muchos años, y por lo tanto, de acuerdo a la percepción generalizada, “el malo” de la película, refirió en el Edufin Summit 2019.

Sin embargo, hace nueve años decidió crear el Museo de Finanzas de China, y hoy ya son 10 unidades en 11 ciudades de ese país asiático, con más de 3.5 millones de visitas.

“Lo que queremos es fomentar el sistema financiero para que la gente lo conozca”, dijo.

Museo fintech

En este sentido, mencionó que el año pasado se abrió un museo sobre las fintech, además de uno de blockchain y otros de divisas.

“Puede que haya riesgos, pero el mayor riesgo es no conocer algo”, comentó, al destacar que se debe explicar a la población lo que está pasando.