En el 2021 se cumplirán 24 años del sistema de administradoras de fondos para el retiro (afores), con lo que iniciará la primera generación de trabajadores que se pensionará bajo este esquema.

De acuerdo con información de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), cuando el trabajador cumpla 65 años y solicite su pensión a su afore, tendrá tres opciones: retirar su dinero en una sola exhibición, solicitar un retiro programado y adquirir una renta vitalicia a una aseguradora.

Consultores financieros explican lo que implica elegir cada una de estas opciones y cuál realmente le conviene al trabajador durante su vejez.

La primera opción no es la más viable, pues es muy probable que el trabajador se gaste su dinero en muy poco tiempo y se quede sin recursos para mantenerse durante la vejez, consideró Carlos López Jones, director de Consultoría en Tendencias Económicas y Financieras.

“Hay personas que deciden sacar el dinero de su pensión para poner un negocio, ya sea algún servicio o comprar un auto para rentarlo, pero no consideran que cualquier negocio implica un riesgo y pueden perder todo su dinero. Lo mejor es que su dinero ahorrado se dirija para mantenerse en la vejez”.

Es importante mencionar que, de las 40,000 personas que en el 2021 tendrán 65 años de edad y que ahorran en una afore, sólo 12,000 alcanzarán las 1,250 semanas de cotización que se requieren para tener derecho a tener una pensión.

Las personas que junten las 1,250 de cotización, pero su ahorro es menor a la pensión mínima garantizada (3,696.6 pesos, considerando el salario mínimo de 123.22 pesos diarios del 2020), el gobierno federal les dará un apoyo para complementar su ahorro.

Es decir, si con el ahorro del trabajador su pensión es 2,000 pesos, el gobierno contribuirá con 1,696.6 pesos mensuales, para completar la pensión mínima garantizada.

Retiro programado

La Asociación Mexicana de Afores indica que, si el trabajador elige la opción de retiro programado, la afore es la que le otorgará su pensión de manera mensual y con rendimientos que genere de manera anual.

Sin embargo, el problema de esta opción es que, a diferencia de la renta vitalicia, el pensionado asume el riesgo de longevidad y de inflación, expuso Rolando Talamantes, agente de seguros.

“El mayor riesgo que asume el trabajador es que no se le protege contra la inflación y tampoco se le cubre el riesgo de longevidad, es decir, los recursos no podrían ser suficientes si el trabajador vive más de lo que esperaba”.

Talamantes ejemplificó que, si un trabajador genera un ahorro de 1 millón de pesos, la afore podría calcular que su dinero se lo dará en un periodo de 15 años, con lo que al mes, el trabajador percibiría 5,555.55 pesos. “Pero esta cantidad no está cubierta por la inflación y si la expectativa de vida es mayor, la afore no lo cubrirá”.

Rentas vitalicias

En el caso de las rentas vitalicias, las condiciones son diferentes, pues si un trabajador contrata este servicio, se le protege contra la inflación, la longevidad y volatilidad en los mercados.

Carlos Peña, asesor de Planes de Retiro de GNP, agregó que otra de las ventajas de la renta vitalicia es que el trabajador puede asignar un beneficiario en caso de que fallezca. “Si el trabajador fallece a los 70 años, pero su renta vitalicia cubre una esperanza de vida de 30 años a partir de los 65 años, el dinero se le dará de manera mensual al beneficiario que podría ser su hijo o su pareja”.

[email protected]