La Escuela Bolsa Mexicana quiere que los mexicanos hablen de ahorro e inversión. Para ello propone que se impartan temas básicos de finanzas en las etapas más tempranas de la formación educativa.

“Comprender los conceptos básicos de finanzas es necesario para todos. Los requiere el empresario, el médico, el arquitecto y también quien no estudió una carrera y es dueño, por ejemplo, de una tienda de abarrotes”, dijo Gerardo Aparicio Yacotú, director de la Escuela Bolsa Mexicana, en entrevista con El Economista.

Hay obstáculos que deben superarse: "Cerca de 60% de las personas en México no tienen interés por temas económicos o financieros. Los niveles educativos en estos términos son pobres", dijo Aparicio Yacotú, un ejecutivo con 23 años de experiencia en el sector financiero mexicano.

Hacen falta esfuerzos

Hace 17 años, explicó, la Escuela Bolsa Mexicana, que forma parte del Grupo Bolsa Mexicana de Valores, comenzó a realizar esfuerzos para extender los conocimientos de finanzas y mercados bursátiles entre la población. Hace tres años las acciones se multiplicaron de forma relevante para sumarse a otras iniciativas del mercado. "Pero esto no basta".

 

"Hay acciones, muy loables, pero de instituciones del sistema financiero. Me parece que estas iniciativas y conceptos deben incluirse en la formación básica de la educación. Mientras las finanzas no estén consideradas en la currícula, en preescolar, primaria y secundaria, será difícil que haya un avance importante".

Tomar la iniciativa

La Escuela Bolsa Mexicana decidió iniciar un programa educativo con las características que propone para una enseñanza financiera incluyente en el país. Lanzó como prueba su primer curso para niños y padres en un jardín de niños de Ecatepec, con estrategias diseñadas de forma específica para los alumnos. 

"La niñez es la etapa idónea para adquirir los hábitos necesarios para las finanzas. Empezamos a crear un curso de educación bursátil para niños que tiene que ver sobre todo con una concienciación a quienes no pueden colaborar por obvias razonas con el ingreso familiar, pero sí con la disminución de los gastos".

El curso aborda temas como el del ahorro y la inversión, para luego adentrarse en otros como la identificación de las claves de pizarra. "Con un método de enseñanza lúdica, le llevamos a los niños ese acervo cultural y nos encontramos en el camino con que sus papás también estaban interesados en los conocimientos".

Barreras para la población

Para el director de la Escuela Bolsa Mexicana, el programa para niños y padres es una motivación para sembrar la semilla de las finanzas en la educación básica. Preocupa, dijo, que México se encuentre entre los siete países con menor inclusión financiera debido a las características heterogéneas de su población.

"En México existe una heterogeneidad, con ciudades parecidas a las de países desarrollados y comunidades que ni siquiera pueden ser comparadas con algunos territorios en África. Eso afecta el avance de los servicios financieros. También hay ideas equivocadas muy arraigadas entre la población".

"Se piensa que es complicado crear un portafolio de inversión o que invertir es sólo para los ricos. Son ideas que se generan en un sistema financiero joven, de alrededor de 130 años, con muchos saltos en la historia. Es un sistema que comparado con los de economías grandes, que ya tienen siglos, es muy pequeño", dijo.

Cementerio de empresas familiares

Otro de los puntos en los que Aparicio considera que hace falta poner énfasis en México es en que cada vez más dueños de negocios comprendan las ventajas del financiamiento bursátil. "Un puñado de estados concentra la mayor parte de las empresas listadas, pero esto es sólo la punta de un iceberg muy grande".

La barrera más importante para las empresas en México, explicó Aparicio, es su rechazo a conceptos como gobierno corporativo y la falta de un plan para sobrevivir en el largo plazo. "En México hay empresas familiares que no tienen la idea de crecer y carecen de un plan que incremente sus posibilidades de permanecer".

Explicó que se trata de miedos basados en conceptos erróneos que no permiten a la mayoría de las empresas familiares trascender más allá de cuatro generaciones. "Pero hay otras que lo han hecho bien. Entre las empresas listadas en el mercado mexicano, la mayoría proviene de negocios familiares que decidieron crecer".

Un futuro prometedor

El mercado mexicano se encuentra en una fase de aceleración, de acuerdo con Aparicio. "Es un tren en espera de quienes van a subirse".

La iniciativa de educación financiera será replicada en otras escuelas y con otros contextos, para que en el futuro más puedan aprovechar las oportunidades de ahorro, inversión y financiamiento.

[email protected]

kg