Desafortunadamente, el robo de identidad es uno de los delitos que más auge está tomando y que puede terminar con sus finanzas personales. Por ello, es importante aprender en qué consiste y cómo podemos protegernos de él.

¿QUÉ ES EL ROBO DE IDENTIDAD?

El delito de robo de identidad consiste en lo siguiente: algún desgraciado asume nuestra identidad crediticia y nos embarca en un conflicto que puede durar años, tal vez décadas, arruinando gran parte de nuestra vida.

Los criminales obtienen nuestros datos fácilmente, mediante alguna fuente confiable: el correo, al robarnos la cartera, etcétera.

Los delincuentes consiguen un pasaporte falso o nuestra acta de nacimiento, con lo cual pueden incluso tramitar una credencial de elector nueva (comprando a dos personas que testifiquen conocerlos).

Finalmente, sacan distintos créditos a nuestro nombre, mismos que no pagan. Por supuesto, todos los afectados se irán en contra nuestra y nos costará mucho tiempo y dinero probar que no fuimos nosotros los responsable de miles y miles de pesos en cuentas cargadas por el impostor.

¿CÓMO PROTEGERNOS DEL ROBO DE IDENTIDAD?

1. No portes contigo tu pasaporte o cualquier otro documento importante a menos que vayas a utilizarlos ese día en algún trámite legal. La mejor manera de protegerse es teniendo una cuenta de ahorros diferente a la principal, con un saldo muy bajo, pero suficiente para cualquier emergencia. No llevemos chequeras ni la tarjeta de débito de nuestra cuenta principal.

2. Registra y da seguimiento a todas sus operaciones de tarjetas de débito y crédito. Una buena forma de hacer esto es mediante un software de finanzas personales. Guarda siempre los recibos en un lugar seguro o destrúyelos antes de tirarlos a la basura. No permitas que tu secretaria u otros compañeros de trabajo tengan acceso a tus registros.

3. Cada mes, cuando recibas tus estados de cuenta, compáralos contra tus registros para detectar a tiempo cualquier anomalía. En dado caso, repórtala de inmediato.

4. Obtén una vez al año tu reporte crediticio, a fin de detectar a tiempo cualquier movimiento o información que no corresponda con tus registros. Esto es muy sencillo, ya que puedes solicitarlo directamente al Buró de Crédito. Recuerda hacerlo directamente a través de su página de Internet oficial: ?www.burodecredito.com.mx.

5. Contrata el servicio Alertas Buró, que te permitirá detectar de manera casi inmediata cuando se genere algún nuevo crédito a tu nombre. De esta manera podrás actuar y denunciar a tiempo, antes de que sea demasiado tarde.

6. Cancela todas las cuentas que ya no utilices. Ésta es quizá una de las maneras más sencillas de protegernos del robo de identidad. Un error muy común es dejar cuentas a su nombre abiertas. Un empleado de cualquier banco podría cambiar el domicilio (para que no te des cuenta) y comenzar a utilizarlas para fines ilícitos, incluido el robo de identidad.

7. Es muy importante tener a la mano una lista de todos tus números de cuenta y de tarjeta, fechas de vencimiento y teléfono de servicio de las instituciones financieras emisoras (a nivel nacional e internacional). De esta forma, en caso de robo o extravío, las podrás cancelar sin complicaciones.

8. Nunca envíes tus datos personales, ni los de tus cuentas, vía correo electrónico a ninguna persona o institución. Antes de realizar transacciones por Internet (reservaciones o compras vía electrónica), verifica que la empresa con la que trabajas sea seria y que la información viaje completamente encriptada. Si has sido víctima de un delito similar, lo primero que debes hacer es llamar a tu abogado para que te asesore en todo sentido.

Debes acudir cuanto antes a las autoridades para denunciar el hecho y entregar copia de las actas ministeriales a todos tus acreedores (actuales y potenciales) para que sepan que estás siendo víctima de un fraude.

Te invito a visitar mi página: www.planeatusfinanzas.com - el lugar para hablar y reflexionar sobre Finanzas Personales. Sígueme en Twitter: @planea_finanzas