La Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y el Instituto de Verificación Administrativa (Invea) iniciaron este jueves 1 de agosto el retiro de más de 2,000 bicicletas y scooters de las empresas Mobike y Lime para enviarlas al corralón.

El secretario de Movilidad, Andrés Lajous, confirmó en conferencia de prensa que la policía y personal del Invea retiraron 105 bicicletas de Mobike y 121 monopatines eléctricos de Lime, los cuales fueron llevados a los depósitos de vehículos de la SSC.

Lajous indicó que para poder recuperar sus unidades, las empresas deberán pagar la multa correspondiente, pero ya no podrán circular debido a que ya no cuentan con los permisos para operar, porque no pagaron la contraprestación al gobierno.

 

El funcionario dijo que estas empresas tendrán que retirar sus unidades o elementos de la SSC y del Invea lo harán.

Estas empresas no podrán operar este año, sino hasta que concursen en el mecanismo de asignación de permisos para bicicletas y patines del próximo periodo en 2020 y logren la autorización correspondiente que otorga la Secretaría de Movilidad, detalló Lajous.

El funcionario capitalino explicó que Mobike debía pagar una contraprestación de seis millones 240,000 pesos y Lime de 12.6 millones de pesos, en cambio, la empresa de bicicletas se amparo para no hacer el pago argumentando que había fallas en las líneas de captura de Secretaría de Movilidad (Semovi).

Ante ello, la dependencia otorgó a Mobike una prórroga de cinco días más, pero al no hacer el pago se solicitó retirar sus unidades de circulación, pero hizo caso omiso y por ello se inició el retiro por parte de la policía y del Invea.

El secretario de Movilidad pidió a los usuarios analizar la conveniencia de signar contratos de un año con estas empresas, pues no tienen permiso de operar y no pueden garantizar el seguro.

Recordó que con los recursos que la autoridad obtenga de la contraprestación a las empresas de micromovilidad se creará infraestructura para los ciclistas y usuarios de monopatines en la ciudad.

Reclaman falta de esquemas claros

El decomiso de patines eléctricos con policías es “claro ejemplo de la falta de garantías y esquemas claros” para las empresas que los operan, señaló la empresa Lime que, además, expresó su sorpresa ante esas acciones del Gobierno de la Ciudad de México.

Frente a esa situación, por separado, Raúl Paredes Peña, concejal en la alcaldía Miguel Hidalgo, pidió a la Secretaría de Movilidad (Semovi) capitalina “piso parejo” con todo el sistema concesionado de transporte, específicamente taxis y microbuses.

"Estamos explorando nuestras alternativas legales y determinaremos nuestros siguientes pasos para asegurar que los derechos de los usuarios de sistemas de micromovilidad y de Lime estén protegidos”, apuntó Lime en un comunicado.

Sostuvo que está dispuesta a pagar una contraprestación al gobierno capitalino por la oportunidad de ofrecer opciones de movilidad convenientes y accesibles para la Ciudad de México, pero "es inviable operar bajo un esquema que no ofrece certeza jurídica".

A su vez, el concejal Raúl Paredes Peña se solidarizó con las empresas que contribuyen a mejorar la movilidad siendo amigables con el medio ambiente, mencionando a Mobike y Lime.

 

Ello luego de que camionetas de la SSC-CDMX, adscritas a la Dirección de Tránsito, iniciaron, a su juicio, "una persecución contra las empresas de micro movilidad" para retirarlas de la vía pública.

"Pareciera una represalia, es increíble que exista todo un operativo de tránsito utilizando decenas de camionetas y haciendo un despliegue logístico impecable para retirar bicicletas y monopatines que son amigables con el medio ambiente”, acusó.

Recriminó además que esos esfuerzos "no estén enfocados, por ejemplo, a retirar las decenas de taxis ilegales que operan a la vista de todos en Polanco, Irrigación y Granadas" en la alcaldía Miguel Hidalgo.