Cancún, QR. Durante julio pasado, la Riviera Maya alcanzó un promedio de 66.6% de ocupación hotelera, la cifra más alta en los últimos 17 meses para el destino, informó Toni Chavez, dirigente de los hoteleros de este destino, al presentar un recuento sobre el comportamiento turístico en lo que va del año.

Durante todo el verano, que abarcó los meses de julio y agosto, el destino promedió 54% de ocupación, lo cual es un avance importante respecto de 20% que se registró en el mismo periodo del 2020, y más aún respecto del periodo marzo-junio de ese mismo año en que se desplomó prácticamente a ceros la llegada de turismo y se cerraron las más de 50,000 habitaciones del destino, expuso el hotelero. 

Según el desglose estadístico presentado por el empresario, en el periodo enero-agosto del 2021, la Riviera Maya promedió una ocupación sostenida de 43.89%, lo cual es aún una cifra lejana respecto del 79.85% que el destino reportó en el mismo periodo del 2019, reconoció el líder hotelero.

Sin embargo, expuso que en la Asociación de Hoteles de la Riviera Maya (AHRM) hay optimismo, al ver el paulatino crecimiento de la afluencia de visitantes, tanto del mercado nacional como del internacional, especialmente del estadounidense, al que se sumará en breve el turismo canadiense con la reanudación de vuelos hace apenas una semana.

Toni Chavez hizo referencia a las expectativas dadas a conocer por la Secretaría de Turismo federal, la cual anticipa que tan sólo Air Canada movilizará entre septiembre y diciembre de este año un aproximado de 196,000 pasajeros canadienses, cifra superior a los 171,617 pasajeros que esa misma compañía transportó entre septiembre y diciembre del 2019, es decir, números por arriba de lo que se registraba antes de la pandemia.

El líder hotelero aseguró que al menos la mitad de esa cifra de canadienses visitarán la Riviera Maya, pues en los últimos años ha sido el destino que más turistas de ese país ha captado a nivel nacional.

No obstante, reconoció que habrá un descenso en la actividad durante los meses de septiembre y octubre, por ser tradicionalmente los meses más bajos del año, aunque confió en que desde la segunda quincena de noviembre vuelva a repuntar la actividad gracias a la reactivación de vuelos programada para la temporada invernal.

La expectativa es que las ocupaciones desciendan a niveles de 30% durante septiembre y octubre, pero esto no representará despidos ni descansos solidarios en los hoteles, pues para noviembre se espera un repunte importante que requerirá de trabajadores con experiencia que un hotel no se puede dar el lujo de comenzar a capacitar en plena temporada alta de fin de año, expuso.

estados@eleconomista.mx

kg