Puebla, Pue. Para el 2022, la Asociación Poblana de Restaurantes y Prestadores de Servicios (Apresac) anunció que 15 de sus socios invertirán 40 millones de pesos en ampliación de sus negocios, que están en alguno de los cuatro corredores gastronómicos de esa ciudad.

Arturo Delgado Ramírez, quien encabeza a 300 socios, refirió que desde hace una década no hacían esa inyección de recursos, los empresarios confían en que se recupere el sector turístico el próximo año y se refleje en sus ventas por tener lugares más atractivos y cómodos para los visitantes.

Mencionó que los negocios tienen entre 20 y 25 años de antigüedad, pero habían dejado de lado su crecimiento en espacio, lo cual se reflejaba en que al estar saturados no tenían capacidad para recibir a más comensales y éstos no esperan más de 20 minutos para una mesa y optaban por irse a otro.

En lugar de aprovechar su posicionamiento para ampliarse, esa oportunidad la tomaban su competencia en un corredor gastronómico, por ello es que ahora tuvieron la iniciativa de invertir, con miras a que haya un retorno de su dinero aplicado en dos años”, expuso.

Comentó que estos negocios generan alrededor de 700 empleos directos, pero con las ampliaciones podrían crear otros 150.

Las obras iniciarán en enero y terminarán en mayo del 2022, para que en vacaciones de verano se pueda aprovechar la afluencia de turistas, esperando que en esas fechas la pandemia esté controlada.

Indicó que la segunda fecha de más derrama económica en el año son las fiestas patrias, ya que aumenta el turismo, sobre todo extranjero, que busca comer chiles en nogada, platillo que llega a costar hasta 350 pesos, lo cual para un restaurante es benéfico.

Delgado Ramírez espera que estas inversiones generen un efecto en el resto de los socios, ya que un restaurante mejorado atrae a más clientes “quienes de boca en boca recomiendan el lugar y eso contribuye a tener más ingresos, sobre todo cuando es la novedad en un corredor gastronómico”.

Mesas de diálogo

Por otro lado, pidió al ayuntamiento de Puebla actual que retome el distintivo de Mesas Poblanas, el cual se dejó de dar hace siete años y que premiaba a los mejores restaurantes porque en sus menús ofrecen como base platillos típicos entre ellos los chiles en nogada, los moles poblanos y de caderas, certificación que era otorgada por una empresa previa evaluación que incluye el servicio, personal y el lugar.

Ese distintivo de la autoridad municipal lo tienen sólo 25 establecimientos, número muy reducido, pero que es una muestra de la importancia que tuvo para ser otorgado y que no cualquiera pudiera acceder, porque también reconocía a los lugares ancestrales, expuso.

estados@eleconomista.mx

kg