Puebla, Pue. Los restauranteros y hoteleros están preocupados por el alto nivel de rotación de personal que hay en sus establecimientos, ya que 50% está migrando de un negocio a otro y solo permanecen alrededor de tres meses, porque los ingresos que se basan en propinas son bajos a raíz de la reducción de operaciones por la pandemia de Covid-19.

La presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Olga Méndez Juárez, reconoció que siempre han tenido este problema en el sector servicios, pero era en menor cantidad, situación que contrasta con la cifra actual, lo cual afecta a un negocio porque deben volver a capacitar a un nuevo empleado.

Consideró que este año se han resentido más los efectos económicos por los rebrotes de Covid-19, ya que los prestadores de servicios no han podido reactivarse totalmente y eso tampoco permite tener mayores ingresos que se reflejen en el bolsillo de los empleados, “quienes por ganar 300 pesos más se van a otro negocio”.

Indicó que en las condiciones actuales de los negocios, los empleados que tienen menos antigüedad prefieren irse con tal de ganar más, sobre todo si tienen una familia que mantener.

En el caso de los que tienen más de 15 años, dijo, se quedan para no perder su antigüedad y porque tienen sus prestaciones aseguradas, además que es complicado que encuentren empleo mejor remunerado.

Méndez Juárez indicó que a sus más de 500 socios les preocupa que se dé en capitanes, jefe de cocina, gerentes y coordinadores de hostess, que son los puestos más altos dentro de un establecimiento, pues a ellos se les capacitó y certificó con cursos que cuestan hasta 15,000 pesos.

Resistencia 

En tanto, Manuel Domínguez Gabián, presidente de la Asociación Poblana de Hoteles y Moteles, expuso que también tienen ese problema en todas las áreas, principalmente en cocinas y limpieza, con un promedio de permanencia de tres meses, mientras que en puestos de atención a huéspedes se quedaban un año, antes de la pandemia.

“La realidad es que no podemos ofrecer más dinero al personal para que se quede, porque vamos al día y la afluencia de huéspedes es baja, en cuyo panorama vamos a estar así hasta el cierre de año”, ahondó.

Exhortó al gobierno del estado que permita aumentar el aforo en el sector servicios, y a la par promover más el turismo, porque es la única forma de que salgan adelante, lo cual, a su vez podría frenar la alta rotación de personal que tienen en la actualidad.

Comentó que empresarios de restaurantes y hoteleros ven lejana la recuperación económica de Puebla, incluso se podría dar hasta mediados del 2022, cuando se tengan las vacaciones de verano. 

estados@eleconomista.mx

kg