Cancún, QR. El arribo masivo de sargazo a playas de Quintana Roo se está convirtiendo en una contingencia que podría afectar el turismo, la principal actividad económica del estado, según lo anticipan académicos, hoteleros y autoridades federales.

Enrique de la Madrid Cordero, titular de la Secretaría de Turismo federal, comentó en su más reciente visita a Cancún que hay previsiones de un recale “fuerte” de esta alga marina en costas del estado, ante lo cual han iniciado la coordinación de trabajos con autoridades locales para delinear un plan que les permita capturarlo antes de que se deposite en las playas de Cancún y la Riviera Maya.

“Viene fuerte el tema del sargazo o al menos así lo indica el monitoreo que nos mandan; María Teresa Solís Trejo, subsecretaria de Planeación y Política Turística, está muy de la mano con Semarnat (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales) y yo quiero reunirme con ellos la próxima semana, y una posibilidad es tratar de detenerlo antes de que llegue a las costas, y hay que usarlo para poder hacer el tema de reconversión de playas (...) Podemos hacer un buen uso, pero hay que ver cómo canalizarlos y aprovecharlo”, sostuvo.

De la Madrid Cordero consideró importante anticipar la llegada de estas grandes cantidades de algas a las costas del estado, porque de lo contrario se podría ver afectada la actividad turística.

“Todo afecta e impacta de alguna manera, porque cuando un turista va a un destino de playa, espera que todo sea maravilloso, pero si se encuentran con sargazo, que además huele feo, son cosas que toman en cuenta y desafortunadamente está sucediendo”, dijo.

Desastre natural

Brigitta I. van Tussenbroek, investigadora de la Unidad Académica de Sistemas Arrecifales Puerto Morelos de la Universidad Nacional Autónoma de México, informó en entrevista que buscarán que el gobierno federal considere el recale masivo de sargazo como una contingencia ambiental, debido a que se trata de un fenómeno con implicaciones económicas importantes.

La investigadora dijo que actualmente no existe una alerta contra este fenómeno, justamente porque se desconocen los estragos negativos que están teniendo desde hace tres años en costas de Quintana Roo.

Mientras no exista una alerta y no se dimensionen sus efectos negativos, no habrá recursos para desplegar estrategias que permitan paliar los estragos que están causando, dijo.

Explicó que no sólo se inhibe la llegada de turistas, sino que el retiro del sargazo una vez depositado en las playas acelera la erosión, pues aunque el levantamiento se realice de manera manual, junto con el alga se levanta una gran cantidad de arena que termina por afectar todo el litoral.

En entrevista aparte, Alfredo Arellano Guillermo, secretario de Ecología y Medio Ambiente en Quintana Roo, reconoció que el recale de sargazo ya ha encendido los focos rojos en la entidad, por lo que confirmó que harán una solicitud formal de 62 millones de pesos al Fondo para la Prevención de Desastres Naturales.

“Se han prendido las alarmas, independientemente de las imágenes que por medio de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por su sigla en inglés) nos han llegado; las predicciones parecen ser bastante fuertes”, dijo.

Agregó que está previsto para los próximos días o semanas el arribo de una mancha de sargazo enorme que viene desde el mar de Brasil.

estados@eleconomista.mx