Guadalajara, Jal. Los grandes proyectos para el desarrollo del sector ganadero de Jalisco, como el rastro metropolitano Tipo Inspección Federal de Acatlán de Juárez y la secadora de leche en la región de Los Altos, que han recibido presupuesto de los gobiernos federal, estatal y aportaciones de los productores pecuarios de la entidad, “están inoperantes” por lo que es urgente destrabarlos.

El recién electo presidente de la Unión Ganadera Regional de Jalisco (UGRJ), Adalberto Velasco Antillón, dijo a El Economista que aun cuando el centro de matanza ya había iniciado operaciones, ahora está sin operar debido a un desacuerdo entre el gobierno estatal y el ayuntamiento de Acatlán por el pago de impuestos y la descarga de aguas residuales.

“Para nosotros como ganaderos es una herramienta para que nuestros productos cárnicos puedan llegar a nichos de mercado muy específicos por cuestiones de sanidad e inocuidad, en mercados de Jalisco, nacionales o internacionales”, detalló Velasco Antillón.

Indicó que el rastro metropolitano no sólo abriría la puerta de nuevos mercados, incluyendo los de exportación para productos locales que tendrían mayor valor agregado, sino que permitirá el funcionamiento de la bolsa de ganado.

Bolsa

Productores pecuarios de la entidad invirtieron 10 millones de pesos en la bolsa de ganado que, anunciaron, estaría operando a finales del 2012 junto con un centro de subasta, único en su tipo a escala nacional.

El objetivo de la bolsa es regular los precios del ganado y permitir al sector pecuario de la entidad y de otros estados de la región como Colima, Nayarit, Michoacán y Aguascalientes acceder a todos los canales de comercialización para que puedan vender sus productos directamente al comprador y sin intermediarios, aunque para su funcionamiento se requiere la operación del rastro metropolitano.

Dicho centro de matanza operó a mediados del 2016, pero luego fue clausurado por el ayuntamiento de Acatlán por las deudas al municipio y los problemas ambientales generados por la descarga de aguas residuales.

La UGREJ cuenta con un padrón de 103,000 ganaderos afiliados, aunque debido a un proceso de regularización del Registro Nacional Ganadero, Adalberto Velasco Antillón proyecta que quedarán 85,000 productores en la entidad.

[email protected]