Cancún, QRoo.- Organizaciones de la sociedad civil lanzaron un llamado al secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Víctor Manuel Toledo Manzur, para que niegue la autorización de impacto ambiental al proyecto de desarrollo Tren Maya puesto que incurre en los tres incisos previstos en la legislación ambiental según los cuales debe negarse la autorización solicitada. 

Aseguran que el proyecto contraviene las disposiciones normativas en materia de Áreas Naturales Protegidas (ANP) puesto que el trazo atraviesa por cuatro de éstas y, de acuerdo con el área de influencia del proyecto, impacta sobre otras dos áreas de protección, a saber, la Reserva Ecológica Cascadas de Reforma y el sitio Ramsar Humedales La Libertad, los cuales se omite mencionar en la anifestación de Impacto Ambiental (MIA).

Añaden que los impactos del proyecto contravienen los Decretos y Programas de manejo del Área de Protección de Flora y Fauna Cañón del Usumacinta, Área Natural Protegida Reserva de la Biosfera Los Petenes, Área Natural Protegida Denominada Reserva Estatal Geohidrológica del Anillo de Cenotes y Área Natural Protegida Municipal Zona Sujeta a Conservación Ecológica Reserva Cuxtal.

“El proyecto afectará especies de flora y fauna que se encuentran en alguna categoría de riesgo, incluyendo mamíferos como el mono aullador, el grisón, el puma yaguarundii, el ocelote, el tigrillo y el mico de noche.  

“Asimismo, en la región se encuentra el jaguar (panthera onca), también en peligro de extinción, cuya protección es de tal importancia que ha sido motivo de iniciativas regionales como el Corredor Biológico Mesoamericano y se encuentra en la lista roja de especies de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). De igual forma, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), lo considera un felino cuya conservación es prioritaria”, exponen.  

Aseguran también que Fonatur únicamente otorgó a Semarnat y a las comunidades información específica respecto a la rehabilitación y construcción de vías férreas para el Tren Maya, sin mencionar que el proyecto implicará un reordenamiento territorial, la construcción de polos de desarrollo, así como varias obras asociadas y complementarias, las cuales consideran que tendrán un impacto negativo directo sobre los ecosistemas, la biodiversidad y la forma de vida de las comunidades. 

Entre las organizaciones firmantes se encuentra: Abogadas y Abogados para la Justicia y los Derechos Humanos, A.C; Artículo 19 Oficina para México y Centroamérica; Capítulo México de la Red Global de Jóvenes por la Biodiversidad; CartoCrítica. Investigación, Mapas y Datos para la Sociedad Civil; Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA); Centro para la Diversidad Biológica; Centro de Estudios de la Región Cuicateca –Oaxaca (CEREC); Coalición de Organizaciones Mexicanas por el Derecho al Agua; Colectivo apícola los Chenes; Colectivo Tres Barrios; La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, A.C. (CMDPDH); Consejo Regional Indígena y Popular de Xpujil (CRIPX); Eco Maxei Querétaro A.C; Fundación Flor y Canto AC. 

Además de la Fundación para el Debido Proceso (DPLF); Indignación, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos A.C; la Asociación Ecológica Santo Tomás A.C; Maíz y CNPA MN; Partido Comunista de México-Campeche; Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER); Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos”; Salva la Selva; Reforestación Extrema, A.C; Resistencia Civil de Candelaria Campeche; Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo y Wildlands Network Programa México.

kg